Diálogos Sostenibles
13/12

Juan Pablo Schaeffer, Anglo American: “Ser sostenible es un buen negocio. No es filantropía, ni buena onda”

El ejecutivo que lidera la sostenibilidad en la empresa minera, admite que "entre suma y resta, la vejez de nuestros yacimientos, la experiencia que hemos ido ganando en sostenibilidad, la estabilidad del país, la regulación, nos permite ser aún un país competitivo. Es importante no dormirnos en los laureles, todo lo que signifique entregar más competitividad, ser más eficientes, ser más productivos, nos va a ayudar. Porque esos márgenes de ventaja que teníamos hace 10 ó 15 años los hemos perdido".

El vicepresidente de Asuntos Corporativos, Permisos y Medio Ambiente de Anglo American, Juan Pablo Schaeffer, reconoce que aunque lleva años trabajando en sostenibilidad, el concepto ESG los ha ordenado “bajo una estandarización común”. Cree que un gran desafío por delante es alinear las distintas mediciones que han florecido en el mundo. Valora la NC 461 de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) en Chile, pero admite que hay mucha otras internacionales.

Y aunque «la rendición de cuentas es clave», dice, es importante buscar estándares comunes. Anticipa que el Concejo Minero está trabajando con el Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM, por sus siglas en inglés) en este ámbito, «para que la industria minera pueda ponerse bajo un mismo paragua, que nos permita hacer una sola vez toda la pega».

En esta edición de Diálogos Sostenibles, Schaeffer conversó con ESGHOY acerca del futuro de la minería y del legado que quiere dejar Anglo en Chile: «Tenemos un compromiso, llevamos más de 40 años en el país y queremos proyectarnos otros 40 y eso significa hacer las cosas bien, generar valor y dejar un legado positivo a la sociedad».

¿Llegan a la carbono neutralidad en 2040 como lo comprometieron en su plan estratégico?

Estamos haciendo todo el esfuerzo. Tenemos una meta bien exigente, pero muchas ganas. Estamos empeñados en cumplirla. Requiere de un alineamiento de toda la organización, no sólo de los que trabajamos en temas ESG. Desde la cabeza de la organización, hacia abajo. Debemos entender que esto es un desafío empresa, no de un área.

¿Cómo se permea a toda la compañía para que sea un tema transversal?

Cuando empecé en esto, en 2005, el equipo de sostenibilidad éramos dos o tres personas. Hoy, en Anglo American, somos más de 50 personas las que trabajamos en temas ESG. Y requerimos de toda una gobernanza, una vicepresidencia, un directorio, una estructura arriba que dé los lineamientos claros de cuáles son los desafíos, un foco, definir una buena hoja de ruta.

Muchas veces decimos esto de la seguridad es prioritario, pero si no está reflejado en la política de la compañía, en cada una de las acciones, en las metas, difícilmente se sigue. La coherencia, entre lo que decimos y lo que hacemos, es la clave. Si nuestra política dice que vamos a llegar a la carbono neutralidad el 2040, tenemos que estar, desde ahora, definiendo ciertas decisiones que tienen que apuntar a eso. De lo contrario, un año o dos antes, es imposible hacerse cargo. La sostenibilidad es una hoja de ruta que se traza la compañía, que requiere a toda la organización detrás de ella. Podemos ser muy buenos en esta materia, pero si nuestra operación no funciona bien, no cumple con los mejores estándares, difícilmente podemos generar confianza con las comunidades. Tenemos que partir por alinear a la organización.

Cumplir la promesa

¿Cuando se habla de llegar al 2040 carbono neutral, hay pasos bien concretos que dar, como eliminar los combustibles fósiles, elevar la electromovilidad,  ¿cuánto avance tienen?

Harto. El hecho de tener operaciones en distintas partes del mundo nos ayuda a tener una visión y a compartir experiencias. Desde el 2021 toda la energía que nos llega es 100% limpia, con eso tenemos cubierto un compromiso de Alcance 2. Estamos trabajando en el Alcance 3 que tiene que ver con los proveedores, tenemos la meta de reducir en 50% las emisiones de la cadena de valor. También obviamente estamos trabajando en las operaciones, en cómo las electrificamos, cómo pasamos de buses a combustión a eléctricos. Hemos trabajado en  ciertos pilotos. Tenemos la primera grúa horquilla a Hidrógeno Verde del país. Acabamos de traer el primer bus, en consorcio con otras empresas. Y otros proyectos que demuestran que estamos jugados por hacer las cosas de manera distinta y cumplir la promesa de que llegar al 2040 con carbono neutralidad.

¿Se puede hacer minería con otro foco que no sea ESG?

Hoy es imposible. Las mineras venimos trabajando en esto desde hace mucho tiempo, lo llamábamos de otra forma. ESG, medio ambiente, social y gobernanza, nos ha ordenado bajo una estandarización más común, lo que nos permite poner debajo de cada una de esas letras estos iniciativas que veníamos trabajando.

La sostenibilidad hoy es parte del negocio. Una de las cosas que más hemos aprendido a través de los años es que ser sostenibles es un buen negocio. No es filantropía, ni ser buena onda, es un buen negocio. Hoy los talentos jóvenes trabajan en empresas que les importa generar cadenas de valor en sus comunidades, en sus suministros, para los inversionistas y para los diferentes grupos de interés. Atraemos talento si hacemos las cosas bien, el mercado te trata bien, a los inversionistas les interesa sólo invertir en empresas sostenible. Los trabajadores, las cadenas de suministro, buscan relaciones más colaborativas que transaccionales. Logras ser reconocido como un actor relevante que hace las cosas bien y cuando haces las cosas bien, tienes un futuro interesante y te puedes proyectar.

Estar bien informados

La minería es un sector complejo, con muchos detractores verdes, ustedes mismos tienen un movimiento en contra que se llama No Más Anglo. ¿Cómo se maneja ese tema?

Hay gente que se opone a la minería y puede ser legítimo, pero lo que yo digo es que deben estar bien informados. En la época de las fake news es importante entregar información, incluso a la gente que no está de acuerdo.  Cuando uno mira la evolución de la minería, que antes se vinculado sólo con una industria extractivista cuyo vínculo positivo eran las remuneraciones, se da cuenta que hoy ha cambiado a una buena historia que contar. Los minerales que van a resolver la crisis climática están en la minería, estamos hablando de cobre, de litio. Necesitamos buena minería, comprometida con la generación de valor. Si la minería es necesaria, y la mayoría de la sociedad lo entiende así, para enfrentar la crisis climática, tenemos que preocuparnos que lo haga bien.

Hemos demostrado un compromiso de hacer minería, en lugares que son muy desafiantes, de una manera lo más sostenible posible, por ejemplo con nuestro compromiso con el agua desalada, de no usar más agua fresca a partir del año 2030. Ya estamos reutilizando el 90% del agua, sabemos que es un recurso escaso y que hay que priorizarlo para el uso humano.  Tenemos compromisos también con las emisiones, Los Bronces Integrados se comprometió a compensar en un 150 % las emisiones de manera que Santiago llegue a tener un aire mejor que el actual al año 2030

¿Qué tan clave es la innovación al interior de la compañía para liderar estos procesos?

Es el centro de nuestra mirada. Estamos permanentemente innovando, buscando soluciones a los desafíos presentes. Acabamos de hacer un levantamiento, junto a Corfo y otras organizaciones, sobre qué posibilidad tiene la zona central de Chile de desarrollar iniciativas de Hidrogeno Verde.

¿Cual es la realidad de la sostenibilidad de la minería chilena en comparación a otros países?

El hecho de tener una minería de muchos años, nos ha desafiado a poder hacer las cosas de manera distinta. Los yacimientos tienen una ley más baja, mineral más duro, que requiere más traslados, nos desafía a reducir la huella. La gran gracia de nuestro país es que, de alguna manera, hemos tenido el tiempo suficiente para ir innovando y eficientando, para mostrar hoy una minería bastante más sostenible. Como Anglo Amerian, en El Soldado, estamos fuertemente trabajando en relaves deshidratados, les seguimos sacando el agua, par que sea más amigable. Queremos aportar no sólo para nuestro uso, sino que para la industria y el país. Si queremos seguir siendo competitivos necesitamos seguir innovando.

¿Pero cómo estamos en relación a otros países?

Diría que en varios aspectos mejor y en otros no. Si uno se compara con los países africanos, que a veces tienen mejores leyes, es una industria más nueva, pero con más inestabilidad política, menos regulación. Entre suma y resta, la vejez de nuestros yacimientos, la experiencia que hemos ido ganando en sostenibilidad, la estabilidad del país, la regulación, nos permite ser aún un país competitivo. Es importante no dormirnos en los laureles,  todo lo que signifique entregar más competitividad, ser más eficientes , ser más productivos, nos va a ayudar. Porque esos márgenes de ventaja que teníamos hace 10 ó 15 años los hemos perdido.

En Chile un proyecto puede demorar 13 a 14 años en los permisos para echar a andar un proyecto, una locura de tiempo. Este negocio no sólo tiene que ver con un buen yacimiento, si no que también con la oportunidad de salida. El gobierno se ha comprometido en avanzar en esto, tanto sectorial, como ambiental. Hay luces positivas de cómo ir mejorando tanto desde el punto de vista de las empresas, de cómo operan, y  desde el punto de vista de la autoridad para hacer más eficientes los procesos y las aprobaciones.

 Rendir cuentas

¿En el último tiempo han aparecido múltiples cuestionamientos a los informes de sustentabilidad, acerca la necesidad de auditarlos, por ejemplo?
Los reportes tienen distritos objetivos, y audiencias. Tenemos un reporte corporativo a nivel internacional pero también replicamos uno para Chile. Tenemos que hacernos responsables, de los compromisos y cómo los cumplimos. Es clave que rindamos cuentas. Con el tiempo nos hemos ido dando cuenta que debemos generar distintos para distintas audiencias, cómo bajamos la información.

La rendición de cuentas es clave y para mí el reporte tiene que ver con eso, con un proceso de rendición permanente, con el gobierno local, con la comunidad, con los proveedores.  Otro tema importante es que nos hemos llenado de muchos estándares, que tenemos que ir alineando. Hoy la NC 461 nos permite uno para Chile, pero tenemos otros a nivel internacional.

Ese es uno de los principales desafíos para adelante, alinear todos los estándares.

El Consejo Minero está trabajando con el Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM) en este ámbito, para que los distintos estándares que se han ido desarrollando para la industria minera puedan ponerse bajo un mismo paragua, que nos permita hacer una sola vez toda la pega.

¿Cómo se cuidan de no caer en greenwashing?

El desafío es demostrar que nos hemos vinculado con los actores de los territorios hace muchos años. Los Bronces, tiene cerca de 150 años, estamos ahí, reconocemos y respetamos los intereses de manera de buscar una minería más responsable . El tema del greenwashing siempre tiene dobles o triples lecturas, por cada cosa que uno hace, pero la consecuencia es clave. En la medida que vayamos cumpliendo nos permite demostrar que esto no es solo para la audiencia si no que es por convicción profunda. Tenemos un compromiso con Chile, llevamos más de 40 años en el país y queremos proyectarnos otros 40 y eso significa hacer las cosas bien, generar valor y dejar un legado positivo a la sociedad.

¿Cuáles son los principales riesgos y desafíos para adelante?

Es clave que a uno lo quieran. Ganarse el cariño no es fácil, sobre todo en industrias tan grandes, que generan impactos negativos y positivos. Tenemos que jugarnos por ser una compañía lo más cercana, lo más innovadora, lo más humana y responsable con el país, con el compromiso de dejar un legado con Chile.

Compartir