informa
08/03

Banco Mundial: «Eliminar barreras de género desbloquea la productividad, reduce la pobreza y profundiza la cohesión social»

Según el organismo, cerrar la brecha en el empleo podría aumentar el PIB per cápita a largo plazo en casi un 20%, en promedio, en todos los países. Informe advierte que "las mujeres disfrutan de menos de dos tercios de los derechos de los hombres".

En el contexto del Día Internacional de la Mujer, el Banco Mundial presentó el informe «Women, Business and the Law 2024» (WBL) en el que advierte que la evidencia es clara «eliminar las barreras de género desbloquea la productividad económica, reduce la pobreza y profundiza la cohesión social».

«Las mujeres y las niñas suelen ser más vulnerables a la pobreza, las crisis y el cambio climático», sentencia al detallar que cerrar la brecha en el empleo «podría aumentar el PIB per cápita, a largo plazo, en casi un 20 %, en promedio, en todos los países».

Según el Banco Mundial, al considerar las diferencias legales que involucran violencia y cuidado de niños,  «la brecha  de género es mucho más amplia de lo que se pensaba». «Las mujeres disfrutan de menos de dos tercios de los derechos de los hombres. Ningún país ofrece igualdad de oportunidades a las mujeres, ni siquiera las economías más ricas», advierte.
En promedio, tienen sólo el 64% de las protecciones legales de los hombres, mucho menos que la estimación anterior del 77%.

Por primera vez, el documento analiza la brecha entre las reformas legales y los resultados reales para las mujeres en 190 economías. Aunque las leyes vigentes implican que disfrutan aproximadamente de dos tercios de los derechos de los hombres, los países, en promedio, han establecido menos del 40% de los sistemas necesarios para su plena implementación. Por ejemplo, 98 economías han promulgado leyes que exigen igualdad de remuneración, sin embargo, sólo 35  (menos de una de cada cinco) ha adoptado medidas de transparencia salarial o mecanismos de cumplimiento para abordar el tema.

Implementar, además de legislar

La brecha en la implementación, dice el Banco Mundial. pone de relieve cuánto trabajo duro queda por delante incluso para los países que han estado instituyendo leyes de igualdad de oportunidades. Togo, por ejemplo, se ha destacado entre las economías subsaharianas, al promulgar leyes que otorgan a las mujeres aproximadamente el 77% de los derechos disponibles para los hombres, más que cualquier otro país del continente. Sin embargo, hasta ahora ha establecido sólo el 27% de los sistemas necesarios para su plena implementación.

“Las mujeres tienen el poder de impulsar la tambaleante economía global. Sin embargo, en todo el mundo, las leyes y prácticas discriminatorias impiden que trabajen o inicien negocios en igualdad de condiciones que los hombres. Cerrar esta brecha podría aumentar el producto interno bruto mundial en más de un 20% –esencialmente duplicar la tasa de crecimiento global durante la próxima década–, pero las reformas se han desacelerado a un ritmo lento. WBL 2024 identifica lo que los gobiernos pueden hacer para acelerar el progreso hacia la igualdad de género en las empresas y la ley”, dice Indermit Gill, economista jefe del Grupo del Banco Mundial y vicepresidente senior de Economía del Desarrollo .

En 2023, los gobiernos se mostraron firmes a la hora de promover tres categorías de reformas legales en materia de igualdad de oportunidades: salario, derechos de los padres y protección en el lugar de trabajo. Aún así, casi todos obtuvieron malos resultados en acceso al cuidado infantil y seguridad de las mujeres.

La debilidad es mayor en la seguridad de las mujeres, donde el puntaje promedio global es de sólo 36, lo que significa que las mujeres disfrutan apenas de un tercio de las protecciones legales necesarias contra la violencia doméstica, el acoso sexual, el matrimonio infantil y el feminicidio. Aunque 151 economías cuentan con leyes que prohíben el acoso sexual en el lugar de trabajo, solo 39 lo prohíben en espacios públicos. Esto a menudo impide que las mujeres utilicen el transporte público para ir al trabajo.

Cuidado infantil

Las mujeres dedican un promedio de 2,4 horas más al día al trabajo de cuidados no remunerado que los hombres, gran parte de ellas al de los niños. El organismo internacional plantea que mejorar este tema tiende a aumentar la participación de las mujeres en la fuerza laboral en alrededor de 1 punto porcentual inicialmente y el efecto se duplica con creces en cinco años. «Hoy sólo 78 economías (menos de la mitad) brindan algún apoyo financiero o fiscal a los padres con hijos pequeños. Sólo 62 economías (menos de un tercio) tienen estándares de calidad que rigen los servicios de cuidado infantil, sin los cuales las mujeres podrían pensárselo dos veces antes de ir a trabajar mientras tienen niños a su cargo», sentencia.

En el área del emprendimiento, sólo una de cada cinco economías exige criterios sensibles al género para los procesos de contratación pública, lo que significa que las mujeres quedan en gran medida excluidas de una oportunidad económica de US$ 10 billones  al año.

En el ámbito salarial, las mujeres ganan sólo 77 centavos por cada dólar pagado a los hombres. La brecha de derechos se extiende hasta la jubilación. En 62 economías, las edades a las que hombres y mujeres pueden jubilarse no son las mismas. Las mujeres tienden a vivir más que los hombres, pero como reciben salarios más bajos mientras trabajan, se toman tiempo libre cuando tienen hijos y se jubilan antes, terminan con beneficios de pensión menores y mayor inseguridad financiera en la vejez.

«Es más urgente que nunca acelerar los esfuerzos para reformar las leyes y promulgar políticas públicas que empoderen a las mujeres para trabajar e iniciar y hacer crecer negocios»,señala Tea Trumbic, autora principal del informe . “Hoy en día, apenas la mitad de las mujeres participan en la fuerza laboral mundial, en comparación con casi tres de cada cuatro hombres. Esto no sólo es injusto: es un desperdicio. Aumentar la participación económica de las mujeres es la clave para amplificar sus voces y dar forma a las decisiones que las afectan directamente. Los países simplemente no pueden darse el lujo de dejar de lado a la mitad de su población”.

Los indicadores

La puntuación media mundial ha aumentado de 77,1 a 77,9 sobre 100, un incremento de 0,8 puntos que marca la mejora anual más significativa desde el inicio de la pandemia. Como en la edición anterior, sólo 14 economías conceden a la mujer derechos legales iguales a los del hombre en todos los ámbitos medidos: Alemania, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Letonia, Luxemburgo, Países Bajos, Portugal y Suecia.
A escala mundial, 49 economías de seis regiones han obtenido puntuaciones superiores a 90 puntos. Cabe destacar que más de la mitad de ellas son de renta alta de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), mientras que ninguna de Asia Meridional llegó a eso.

Las economías de renta alta de la OCDE, Europa y Asia Central, y América Latina y el Caribe siguen siendo las tres regiones con puntuaciones superiores a la media mundial de 77,9.  Chile obtuvo una calificación de 80. La región de Oriente Medio y Norte de África fue la que más progresó, con un aumento de 1,47 puntos, seguida de Europa y Asia Central y África Subsahariana, con 1,17 y 1,15 puntos, respectivamente.

Aquí puedes leer el informe completo.

Compartir