informa
25/03

Buscan imponer «cargo» a las emisiones del sector marítimo

Según Reuters, los partidarios argumentan que la política podría recaudar más de US$ 80 mil millones al año en fondos que podrían reinvertirse para desarrollar combustibles de transporte con bajas emisiones de carbono y apoyar a los países más pobres en la transición.

La Unión Europea, Canadá, Japón y los estados insulares del Pacífico, vulnerables al clima, se encuentran entre los 47 países que están reuniendo apoyo para imponer un cargo a las emisiones de gases de efecto invernadero del sector marítimo internacional, según documentos revisados ​​por Reuters.

En una reunión de la Organización Marítima Internacional (OMI), que ahora entra en su segunda semana, describen cuatro propuestas con un total de 47 partidarios para imponer una tarifa por cada tonelada de gases de efecto invernadero que produce la industria, dice la agencia.

«Estoy muy seguro de que habrá un mecanismo económico de fijación de precios para estas fechas el año que viene», dijo el secretario general de la OMI, Arsenio Domínguez, en una conferencia de prensa cuando se le preguntó sobre las perspectivas de un impuesto a las emisiones de carbono para el transporte marítimo. «Qué forma tendrá esto y cuál será el nombre, no lo sé», añadió.

Según Reuters, los partidarios argumentan que la política podría recaudar más de US$ 80 mil millones al año en fondos que podrían reinvertirse para desarrollar combustibles de transporte con bajas emisiones de carbono y apoyar a los países más pobres en la transición. Los opositores, incluidos China y Brasil, dicen que penalizaría a las economías emergentes que dependen del comercio.

El transporte marítimo, que mueve alrededor del 90% del comercio mundial, representa casi el 3% de las emisiones de dióxido de carbono del mundo, una proporción que se espera que aumente en las próximas décadas sin medidas anticontaminación más estrictas.

China, Brasil y Argentina rechazaron la idea de un impuesto al CO2 en las conversaciones de la OMI el año pasado. Un estudio de la Universidad de Sao Paulo en Brasil encontró que un impuesto al carbono sobre el transporte marítimo reduciría el PIB en los países en desarrollo en un 0,13%, con África y América del Sur entre las regiones más afectadas.

Una propuesta de Argentina, Brasil, China, Noruega, Sudáfrica, los Emiratos Árabes Unidos y Uruguay aboga por un límite global de intensidad de las emisiones de combustible, con una sanción financiera por incumplimiento, como alternativa a un impuesto sobre todas las emisiones del transporte marítimo.

Compartir