informa
06/09

Cepal: Los desafíos que abren las certificaciones en sostenibilidad

Un informe realizado por el organismo de las Naciones Unidas advierte que los países con mayor número de instrumentos de este tipo son Brasil, Perú y México. Brasil, México y Colombia, además, arrojan experiencias positivas “de involucramiento del sector público en apoyo, difusión e impulso a la adopción de las certificaciones de sostenibilidad”.

Las certificaciones de sostenibilidad han aumentado su “popularidad” y se han convertido en una una de las principales herramientas utilizadas por las organizaciones, empresas y productores que apuntan a contribuir al desarrollo sostenible desde los aspectos económico, social y ambiental. Así lo advierte el estudio “Certificaciones empresariales de sostenibilidad en América Latina y el Caribe”, realizado por los expertos de la división de desarrollo productivo y empresarial de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Nicolás Araya y Felipe Correa .

 

El gráfico muestra el número de certificaciones existentes en el mundo, desde 1940 en adelante. Standards Map (desarrollado por el Centro de Comercio Internacional, ITC) y Ecolabel Index (gestionado Big Room Inc). El gran aumento se da a partir de la década del ’90, con un estancamiento en los últimos cinco años. Al 2022, Standards Map registra un total de 323 certificaciones, mientras que el Ecolabel Index registra 456. La diferencia se debe, posiblemente, a que el Standards Map prioriza el registro de los criterios de las certificaciones, teniendo la capacidad, por ende, de abarcar menos de ellas, mientras que el Ecolabel Index prioriza la cantidad de certificaciones registradas.

La tendencia es similar a la global. Los datos del Ecolabel Index muestran que se estanca a partir de 2010 y Standars Map a partir del 2015. Al 2022, Standards Map recoge un total de 191 certificaciones, lo que significa que, en términos aproximados, el 59,1% de las certificaciones globales registrada por esta base de datos se encuentra presente en la región.

Al 2022, los países de la región con mayor presencia de este tipo de instrumentos son Brasil, Perú y México. Brasil, México y Colombia, además, arrojan experiencias positivas “de involucramiento del sector público en apoyo, difusión e impulso a la adopción de las certificaciones de sostenibilidad”.

Según la Cepal, los gobiernos tienen una gran oportunidad de implementar certificaciones públicas en agricultura orgánica, eficiencia energética, construcción y turismo sostenible. Además de negociar acuerdos de homologación con instrumentos internacionales de sus mercados exportación.

Instaladas

El estudio advierte que “las certificaciones ya no pueden ser consideradas como una iniciativa nueva o incipiente», ya están instaladas globalmente, dice, y aunque suelen ser más populares en países de mayores ingresos, también se han expandido en América Latina.

 

Reconoce en todo caso que por los problemas de medición, falta de incentivos financieros, el greenwashing y la falta de evidencia de impactos ecológicos y sociales, ha detenido, a nivel mundial, “la gran proliferación” de Normas Voluntarias de Sostenibilidad (NVS).  En este contexto es que el informe apela a la necesidad de “fomentar los estudios sobre el tema, especialmente cuantificables. Es necesario confirmar si la variedad de estas iniciativas es beneficiosa o no para los productores o el ecosistema, y en qué grado. La evidencia sirve para la generación de políticas públicas que busquen incentivar o desincentivar determinados esquemas”.

Detalla que en los últimos años «distintos investigadores e iniciativas internacionales» se han enfocado en luchar contra la «brecha informacional» que existe en temas de NVS. Y evidencia que «uno de los grandes problemas de las certificaciones es la ausencia de participación de stakeholders».

Aquí puedes leer el informe completo.

El análisis muestra que Brasil destaca con mayor presencia de certificaciones y en hectáreas analizadas para los 11 instrumentos agrícolas registradas por el ITC, además de ser el país con el mayor número de proyectos certificados LEED en la región.

Compartir