Especial Ciudades Sustentables
25/10

Chicago, Illinois

La Autoridad de Tránsito de Chicago ha dado un gran paso hacia su objetivo de cambiar a autobuses completamente eléctricos para 2040. En junio, la Chicago Transit Authority (CTA) compró 22 nuevos autobuses de 40 pies, elevando el total de autobuses eléctricos en las calles de Chicago a 47. La ciudad de los vientos ha funcionado como piloto para ver cómo funcionan los autobuses eléctricos en climas muy fríos. Las baterías de iones de litio no son tan eficientes en el frío y se descargan mucho más rápido. Según la CTA los autobuses pierden alrededor del 8% de su carga en 10 millas. Sitios de carga rápida con enchufes en las rutas de autobuses han hecho posible la operación a pesar del clima. El costo de cambiar la flota completa de Chicago, unos 1.900 autobuses, no es tarea fácil, cada autobús eléctrico cuesta más de US$1 millón, pero la autoridad reconoce que la operación es más económica: US$2,01 por milla en comparación con los US$3,08 de los diésel.