entrevista
31/01

Claudio Muñoz y el foco de la gobernanza climática en los directorios: «vamos de menos a más… estamos aprendiendo a recorrer este camino»

El presidente de Chapter Zero Chile y director de empresas, analiza en entrevista con ESGHOY el actual momento de los gobiernos corporativos y sus desafíos en materia de sustentabilidad. Dice que le gusta lo que está pasando, aunque reconoce que en este ámbito "recién estamos saliendo del cuatro y que estamos en la medianía de la tabla"

«De menos a más»… y «en la medianía de la tabla». Esa es la evaluación que hace el presidente de Chapter Zero Chile a los directorios de las empresas en cuanto a su foco en sustentabilidad y, en especial, a la gobernanza climática. En conversación con ESGHOY, Claudio Muñoz, abordó los principales desafíos de los gobiernos corporativos en materia de cambio climático y cómo este tema -tan relevante para el desarrollo de las empresas- está poco a poco permeando las estrategias de las compañías.

En la edición de «Diálogos Sostenibles», comentó que » hace algunos años este tema no era parte de la agenda de los directorios… y mi percepción es que estamos iniciando un camino de transformación de lo que es el gobierno corporativo y creo que en esa lógica, el entender la acción climática o el entender cómo reaccionamos desde la estrategia del negocio frente a este cambio climático es algo que nos gusta y está apareciendo con más fuerza».

Y esa es la motivación de Chapter Zero, de fortalecer esta dimensión, «esa G y de cómo los directores enfrentan esto que llamamos cambio climático», señaló Muñoz.

Bajo esa mirada, cómo  ha sido la evolución de los directorios en los últimos años?, ¿se están enfocando más en ESG?

Mi evaluaciones es que estamos yendo de menos a más. Obviamente nos falta camino por recorrer. Te puedo dar una cifra, nosotros desde Chapter Zero en conjunto con el Instituto Directores hicimos una encuesta, preguntamos exactamente lo que tú me preguntas y el resultado que logramos es que del orden del 28%-29% de los directorios tenían algún grado de desarrollo en esta dimensión, por lo tanto, vamos de menos a más. Ya se nota que hay algún camino a recorrer y nosotros queremos ayudar en ese camino.

Y en ese camino, ¿qué es lo que más destaca de los avances que ha habido al interior de los directorios?

La verdad es que nosotros en Chapter Zero estamos teniendo una muestra bien representativa, hoy día tenemos el rol de 150 directores de empresas chilenas que están justamente buscando impulsar estos temas. Y eso nos da una percepción.

Lo que más nos gusta, es que está cambiando la pregunta. Hace algún tiempo nos preguntábamos si era real o no esto del cambio climático, si efectivamente estábamos en un ciclo de cambio. Después nos empezamos a preguntar quién tenía la culpa, si esto es causado por el hombre, si es causado por la revolución industrial. Hoy  es un poco irrelevante esas dos interrogantes y lo que nos gusta es que los directorios están preguntándose “bueno, dado que hay un cambio en el contexto climático, dado que el clima ha cambiado y está afectando mi desarrollo de negocio, ¿cuál es mi respuesta de estrategia?”, y eso es lo que nos parece potente y eso es lo que fortalece el gobierno corporativo. Obviamente falta formarnos más probablemente, falta tener respuestas más estructuradas, faltan planes de acción más concretos, pero yo tiendo a estar positivo de que estamos aprendiendo a recorrer este camino.

¿Si tuviera que hacer una evaluación actual al desempeño de los directorios en Chile, qué nota le pondría?

Chile probablemente está en la medianía de la tabla, está como recién saliendo del cuatro, o sea, no somos un alumno destacado, pero tampoco estamos en el uno o en el cero. Estamos iniciando el recorrido y nuestra aproximación, y esto me parece súper relevante, es que esto es un tema de estrategia de negocio. Y eso es lo que hacemos los directores de empresas, es decir, ponemos la discusión estratégica en el desarrollo de nuestras empresas, de nuestros negocios. Yo veo que hay un avance, obviamente tú ves sectores que están un poco más avanzados que otros, pero todos se están moviendo en esta inquietud.

Pero resulta curioso que la sustentabilidad casi no aparece mencionada en una encuesta que publicamos del Instituto de Directores… 

Me llamaron la atención esos resultados, de hecho cuando uno mira la encuesta, esto que llamamos sostenibilidad aparece en el último de las prioridades, el primero es inteligencia artificial y ciberseguridad. La verdad es que creo que es un punto discutible, probablemente habría que ver qué tipo de pregunta hicimos. Mi percepción es que aquí se están mezclando distintos factores, por ejemplo, cómo la inteligencia artificial va a ayudar a enfrentar la emergencia climática evidentemente es un tema que estamos viendo en discusión, o incluso los temas digitales y cómo me van a ayudar a transformar modelos de negocios. Hay un concepto que a nosotros nos gusta, que es este concepto de la ingeniería circular, que es cómo desde el directorio, desde los equipos de administración, repensamos nuestro negocio de manera que sea sostenible.

Y da un ejemplo:

«Estamos viendo casos de empresas que, probablemente, hace algún tiempo, decían: “mi proceso de negocio genera residuos”, bueno, hoy día estamos viendo empresas que dicen: ¿Cómo elimino los residuos? ¿Cómo hago una ingeniería circular que me permita repensar esos modelos de negocios? y estas son oportunidades, son transformaciones, son innovaciones. Y es una de las miles que aparecieron en esa encuesta. Entonces, creo que el fenómeno es más grande, tiene estricta y fundamental relación con repensar nuestros negocios y en eso yo estoy más optimista.

¿Y hoy en qué lugar de la tabla de los directorios están los temas de sostenibilidad? ¿se están trasladando a  los primeros lugares?

Creo que nos falta camino por recorrer, hoy  no veo que ésta sea la máxima prioridad. Si es algo que empieza a aparecer y que antes no estaba, y por ese lado es positivo. Esto me lleva a otra reflexión y que tiene que ver con cómo nos imaginamos el crecimiento y el desarrollo. Esta lógica de un desarrollo sostenible a mí me parece que es la conversación que debe tener un directorio. En algún momento nos trataron de llevar a que esto era antagónico, o sea que lograr desarrollo no permitía tener modelos de negocios sostenible, pero cuando uno ve la experiencia del mundo, se da cuenta que es exactamente al revés. Aquellos países, aquellas sociedades que viven más y están cuidando y enfrentando el medio ambiente son aquellas que han tenido la habilidad de desarrollarse.

«Hay que repensar el modelo tradicional»

Para Muñoz los nuevos tiempos para los directorios se está notando y el tema de la sustentabilidad está permeando las estrategias de las empresas. Dice que «hay un rol del directorio en repensar el modelo tradicional. Hay una discusión que está surgiendo en las empresas de, bueno, “probablemente el enfrentar un modelo de desarrollo sostenible me va a obligar a repensar la ecuación de mis rentabilidades y de tiempos”, ¿verdad? ¿Qué sentido tiene tener una alta rentabilidad por poco tiempo? Yo prefiero tener una rentabilidad que es algo más moderada pero por mucho tiempo, eso le aporta mucho más valor al negocio. Entonces, juegan esas aristas de ¿Cómo transformo mi negocio? ¿Cuánto invierto? ¿Cómo me preocupo de cosas que antes no me preocupaba? Creo que es una discusión de mucho futuro y creo que está en la esencia de lo que tiene que hacer un directorio».

En ese escenario, ¿cree que el perfil de los directorios debiera cambiar? Si así fuera ¿cuál debiera ser ese perfil?

Yo creo que aquí hay una tarea fundamental de quien tiene el rol de presidir o dirigir una compañía. Yo creo que tienen que que mirar ¿cuáles son las historias? ¿cuáles son las experiencias que tiene mi equipo de directores? Y ojalá reforzar un mix más amplio. Y déjame extremarlo, yo vengo de la lógica de las finanzas y el control, ahí me eduqué y me desarrollé, entonces probablemente si todos en un directorio tuviéramos esa mirada, quizá sería menos diversa la conversación. Entonces, creo que eso está empezando a pasar, nosotros lo vemos desde el punto de vista del Instituto de Directores y de Chapter Zero, que empieza a haber demanda de perfiles, habilidades, intereses por estos temas.

¿Cuáles son las tres claves que a tu juicio son importantes para que el 100% de los directores estén enfocados en estos temas?

Lo primero para mi es formación. Cada uno de nosotros tiene que aprender que no tenemos todas las herramientas, no tenemos todas las habilidades y gracias a Dios afortunadamente las persona podemos aprender. Entonces creo que ahí hay una primera palanca.

La segunda es repensar los modelos tradicionales de gobiernos corporativos. El mundo está cambiando, las empresas estamos cambiando, por lo tanto tenemos que repensar la lógica de cómo vamos a funcionar en materia de gobiernos corporativos, y creo que acá hay un espacio de innovación enorme.

Y lo tercero te diría que es el trabajo en equipo. Esto no es un tema de individualidades, no es un tema de buscar a la super estrella y ponerlo en el directorio, esto es cómo se articula un sistema de gobierno corporativo que va más allá de la sesión del directorio donde sumamos esfuerzos. Esto de entender cómo juega la administración, cómo juega el directorio y que esto sea una lógica de equipo, me parece fundamental. Eso es lo que sabemos hacer las empresas. Yo creo que esa es una clave muy importante.

Ley de delitos económicos: «Honestamente me gusta esta tensión»

Cuando se publicó la nueva Ley de Delitos Económicos y Ambientales se produjo una cierta alarma entre los directorios… ¿cree que este tipo de señales ayuda a poner más foco en temas como la goberanza climática para que evitar que ocurran delitos?

Honestamente me gusta esta tensión, efectivamente uno ve en todos los directorios que este es un tema muy instalado, estamos todos trabajando en modelos de cumplimiento. Lo que me gusta es que esto nos obliga a repensar cosas, por ejemplo, la mejor muestra de esto es que nos obliga a hacer la pregunta de las matrices de riesgo. O sea, si yo tengo una ley nueva que va a entrar en vigencia durante este año para las empresas (ya entró para las personas), bueno, ¿qué es lo que hago yo como empresa?, ¿qué hago yo en el directorio?, ¿cómo me aseguró que identifico los riesgos?, ¿cómo me aseguro de que cumplo? Creo que eso puede ser costoso, pero es positivo para el sistema empresarial. Esto es lo que hace que las empresas seamos mejores empresas, esto es lo que nos hace poder competir de igual a igual con lo que ya aparece en otros mercados más desarrollados. Nos va a costar, pero yo creo que es un escenario que tenemos que recorrer si queremos seguir dando saltos en nuestro país.

Y en el ámbito de las metas de emisión cero al 2050,  ¿cree que las empresas en Chile están capacitadas para cumplirlas?

Yo soy crítico primero por la fecha, o sea, cuando uno plantea una meta al 2050, no sé, como que estoy “chuteando” para adelante un problema. Esto no sólo le está pasando a las empresas, esto le está pasando fundamentalmente a los gobiernos. Los gobiernos que lanzan planes, que incluso definen estrategias frente al cambio climático y uno dice: ¿qué es lo concreto en esto?, y eso siendo honesto cuesta encontrarlo.

Yo creo que las empresas estamos llamadas justamente a darle una mirada más práctica a todos estos temas. A mí, honestamente, más que comprometerme con una meta, me gusta más ver qué cambio estamos haciendo, qué transformación estamos impulsando.

¿La opinión pública se da cuenta que las empresas están trabajando en esto, que están preocupadas por el cambio climático?

En el mundo y en Chile creo que está cambiando estas percepciones. Es cierto que hace un tiempo las empresas éramos como la palabra prohibida en muchas conversaciones, pero parece que después de la pandemia esto cambió, cuando el mundo empresarial nos salvó a la vida, y cuando en tiempo récord aparecieron vacunas y pudimos enfrentar un escenario que se veía muy complejo, yo creo que algo tenemos que decir las empresas y el mundo privado en lo que hemos hecho. Creo que hay un trabajo, que justamente la lógica ESG tenemos que sofisticarla, a veces da la impresión que es tan grande esto del ESG que perdemos granularidad.

Las empresas tenemos que ser mejores comunicando, a veces este falso pudor de no contar lo que hago, de no explicar lo que hago, se traduce en desconocimiento. Es más, en un país que demanda mayor actividad económica, que demanda mejores condiciones de desarrollo y de inversión, creo que tenemos la responsabilidad de cumplir nuestro rol ¿no?

Siempre y cuando esa comunicación sea real, ¿no?, tenemos la Ley de Greenwashing en camino

Totalmente de acuerdo, y sobre esto del Greenwashing, ojalá que no caigamos en eso porque la verdad es como que uno desarrollara un producto en una empresa e hiciera una publicidad para vender algo que no tienes, a ninguna empresa se le ocurriría como modelo de negocio sostenible a hacer eso. Entonces, me parece que lo que hay de fondo aquí es nuestra capacidad de transformarnos, de reinventarnos, el rol que juega el director y la administración. Y creo que llegó el momento en que eso lo empecemos a contar mejor y que empecemos obviamente a reconocer que hay cosas que nos faltan, que hay cosas en que tenemos que formarnos mejor, que hay cosas en que estamos avanzando quizá más de lo que todo el mundo espera. Creo que la comunicación de lo que hacemos es un elemento central en el rol de las empresas.

 

Compartir