opina
03/06

Comunidades (des)aisladas

A través de la innovación, la sostenibilidad y un compromiso genuino con las comunidades, no solo estamos construyendo un negocio exitoso con un retorno social de casi cuatro veces lo invertido, sino también un legado de impacto duradero y significativo.

En un mundo cada vez más interconectado, donde la innovación y la sostenibilidad son pilares fundamentales del progreso, las alianzas estratégicas entre empresas han demostrado ser un vehículo poderoso para impulsar el desarrollo económico y social, especialmente en comunas históricamente poco habitadas y aisladas. Un ejemplo sobresaliente de sinergia es la colaboración entre SQM Litio y Fracción, y el plan “Comunas sin Farmacias”, que busca llevar una farmacia a 40 comunas que hoy no tienen acceso a medicamentos.

Lo que distingue a esta alianza va más allá de la mera transacción comercial. Se fundamenta en principios de innovación y sostenibilidad, con tecnologías de electromovilidad para el transporte de remedios, centros de abastecimiento y hubs de distribución intercomunal. La estrategia no solo facilita el acceso a medicamentos, sino que también demuestra un compromiso firme con las comunidades, el medio ambiente, la reducción de la huella de carbono y soluciones de transporte más eficientes.

El impacto trasciende los límites empresariales para arraigarse en las comunidades más marginadas. Al llevar servicios de salud a lugares donde antes eran escasos o inexistentes, se fortalece el tejido social y se mejora la calidad de vida de miles de personas. La presencia física o digital de una farmacia no solo proporciona medicamentos, sino que también se convierte en un centro de atención integral, ofreciendo asesoramiento médico, educación sobre salud y promoción de hábitos saludables.

El Estudio de Impacto Social presentado por Fracción y SQM Litio es elocuente. En territorios donde escasean las opciones farmacéuticas, el 71% percibe que disminuye su tiempo de traslado a una farmacia gracias a la presencia de Fracción. El 82% percibe que facilita la continuidad de tratamientos farmacológicos de quienes tienen una condición de salud permanente en los territorios que está presente. Y dada su existencia, cada persona puede llegar a ahorrar al menos $193.800 por concepto de costo de traslado y 41 horas de su vida al año 

Estas alianzas que priorizan el impacto social positivo son esenciales para restaurar y fortalecer la relación entre el mundo empresarial y la sociedad. Al demostrar que es posible generar beneficios económicos sin comprometer valores éticos y responsabilidad social, se establece un nuevo estándar de excelencia empresarial. 

A través de la innovación, la sostenibilidad y un compromiso genuino con las comunidades, no solo estamos construyendo un negocio exitoso con un retorno social de casi cuatro veces lo invertido, sino también un legado de impacto duradero y significativo.

Compartir