informa Empresa
19/12

El período de «ganancias tempranas» en sostenibilidad está llegando su fin

Estudio sobre Valor Sostenible de EY muestra que el progreso de las empresas es cada vez menor, pero advierte que las compañías que "hacen más" siguen obteniendo más valor en sus inversiones.

El mundo se encuentra en un punto crítico de inflexión. «Si bien años de inversión empresarial han llevado a muchas empresas a progresar en sostenibilidad», una investigación de EY sugiere que el período de ganancias tempranas está llegando a su fin.

Una encuesta a 520 directores de sostenibilidad  (o roles equivalentes) revela que el progreso del sector privado se está «desacelerando» en un momento en que «la acción climática debe acelerarse si queremos alcanzar el objetivo de 1,5 °C establecido en el Acuerdo de París».

Según la investigación, las compañías anotan una baja en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, desde una media del 30 % al 20 %; un retraso en el año objetivo para alcanzar las ambiciones climáticas desde un promedio que hablaba de 2036 a 2050 y una disminución en el número de acciones que las empresas han completado como parte de su agenda climática de 10 a solo cuatro (entre 32 acciones comparadas)

«También vemos un fuerte aumento en la proporción de empresas que toman la menor cantidad de acciones para enfrentar el cambio climático (del 15 % al 45 %) y una brecha cada vez mayor tanto en sus inversiones en sostenibilidad como en las reducciones de emisiones hasta la fecha en comparación con las que toman más acción», revela el estudio de EY.

A pesar de estos hallazgos, la mayoría de los ejecutivos de sostenibilidad siguen siendo tan optimistas como lo fueron en 2022: dos tercios aún sienten que sus organizaciones están haciendo lo suficiente para tener un impacto significativo en el cambio climático.

No es momento de complacencia

El documento señala que «existe un riesgo creciente de que el mundo pueda romper temporalmente el calentamiento de 1,5°C por primera vez este año y la presión sigue siendo fuerte sobre las empresas para traducir sus compromisos en acción». Sentencia que las compañías deben ser más ambiciosas en lugar de mantener el rumbo: «ir más allá de las ganancias iniciales para abordar problemas complejos de implementación y emisiones de alcance 3».

La buena noticia, agrega, es que a las empresas que hacen esta «pega», dice EY, les aguarda «un conjunto de beneficios. Nuestra investigación muestra que las que toman la mayor parte de las acciones para enfrentar el cambio climático crean un valor significativo para sus negocios, la sociedad y el planeta».

Pioneros captan más

EY clasifica las empresas de acuerdo a la labor que realizan frente a la sustentabilidad, a las que  toman la mayor parte de las medidas para hacer frente al cambio climático les llama Pioneros y asegura que «tienen 1,8 veces más probabilidades de reportar un valor financiero superior al esperado de sus iniciativas climáticas, en comparación con las que toman la menor medida, los Observadores.

La consultora señala que para «acelerar el  progreso y capturar valor para los stakeholders», las empresas deben empoderar a las Chief Sustainability Officers (CSO) para que se conviertan en «agentes de transformación»en colaboración con el managment; usar políticas gubernamentales, como regulaciones de informes, subvenciones e incentivos, para impulsar acciones en toda la organización y centrarse en las emisiones del alcance 3, mejorar la colaboración en la cadena de suministros y adoptar la tecnología.

Polarización

En comparación con el año pasado, EY advierte que existe una creciente «polarización de las organizaciones», con la brecha entre las empresas Pioneras (las que más acciones toman sobre el cambio climático) y las Observadoras (las que menos) ampliándose significativamente. Ejemplifica con que el 95 % de las Pioneras siguen teniendo compromisos públicos sobre el clima, sin embargo, entre las segundas ha bajado de 94% a 67%.

Para simplificar, el "tamaño del segmento" excluye a los clasificados como "exploradores" que toman medidas moderadas contra el cambio climático. El tamaño de este grupo se mantiene estable, del 53% en 2022 al 48% en 2023. "Objetivo medio de reducción de emisiones" excluye las compensaciones de carbono y solo incluye a las organizaciones que han asumido un compromiso público.

Las metas de reducción también son 25 % más altas entre los pioneros que entre los observadores y el 76 % planea invertir más capital para cumplir con sus compromisos climáticos. El impacto podría ser duradero: solo el 7 % de los primeros está aumentando el gasto este año en comparación con el 50 % del 2022

Si bien las empresas observadoras claramente no están haciendo lo suficiente para lograr la ambición establecida por el Acuerdo de París, incluso las que marcan el ritmo muestran señales de que su progreso se está partiendo, con significativamente menos organizaciones que se ajustan a la definición de pioneros en comparación con 2022 (7 % frente a 32 %).

Ocho de cada 10 pioneros están capturando un valor financiero superior al esperado (frente a 45 % de los observadores). Anticipan que más de sus iniciativas tendrán impacto financiero positivo, lo que trae apoyo tanto a nivel interno (desde la C-suite) como externamente (de inversionistas).

 

La clave de los CSO

EY explica que los CSO (en sus diversas formas) «han desempeñado un papel importante en la elevación de la sostenibilidad en las agendas corporativas». Señala que Forbes Global 500 revela que las organizaciones que tienen un gerente de sustentabilidad están más comprometidas con la sostenibilidad, tienen objetivos de reducción de emisiones más ambiciosos (54 % frente a 44 %) y han reducido sus emisiones 3,6 % a lo largo de tres años (frente a un aumento del 5 % en las empresas sin).

«Se está encargando a los CSO que identifiquen las cuestiones de sostenibilidad que tienen un impacto sustancial en los resultados financieros y el perfil de riesgo de una empresa, pero incluso los que trabajan en las organizaciones más comprometidas se enfrentan a una colaboración interdisciplinar inadecuada y a un ritmo lento de progreso. Estos factores están contribuyendo a generar preocupantes niveles de insatisfacción entre los responsables, sólo el 17 % de ellos están «muy satisfechos» con sus funciones, y el 42% no se compromete a permanecer en su empresa actual. Esto pone en peligro los avances y plantea riesgos considerables para la continuidad futura y la planificación estratégica», acota EY.

Aquí puedes leer el resumen ejecutivo del informe.

Compartir