informa Empresa Chile
02/10

Enaex detalla su hoja de ruta en ESG: “no es un tema anexo, sino inherente al negocio”

En entrevista con ESGHOY, la vicepresidente de personas y sostenibilidad, Patricia Valenzuela, aterriza la estrategia de la compañía en lo ambiental, social y gobernanza. Advierte que hoy nadie concibe una inversión sin criterios de sustentabilidad básicos y que sería una buena medida contar con incentivos tributarios para quienes son buenos ciudadanos y cuidan el medioambiente.

“Hoy la manera de hacer negocios cambió y nadie concibe una inversión sin la consideración de los criterios de sustentabilidad básicos”, sostiene de entrada la vicepresidente de personas y sostenibilidad de Enaex, Patricia Valenzuela. Y advierte que  “no es un tema anexo, sino inherente al negocio”, comenzó hace tiempo a ser parte del plan estratégico, que marca la ruta de la empresa.

Definieron una estrategia ESG, que está en el ADN del negocio. “Entendimos nuestra responsabilidad con estos temas y hoy contamos con una estrategia que es conocida por todos al interior de la compañía”, explica la ejecutiva de Enaex, empresa del grupo Sigdo Koppers.

Y lo que mejor grafica esta política, dice, es la emisión, que realizó la empresa, del primer bono privado en Chile vinculado a la sostenibilidad. Obtener financiamiento con el compromiso de cumplir ciertos KPIs.

¿Dónde están los principales avances y desafíos a futuro en materia de ESG?

La sostenibilidad comenzó hace tiempo a ser una iniciativa de nuestro plan estratégico, que marca la ruta de la compañía. No es un tema anexo, sino inherente al negocio. Con eso, definimos una estrategia ESG, con tres o cuatro iniciativas concretas en cada pilar:

En Medioambiente, disminución de CO2, racionalización del uso de agua dulce sobre todo en zonas de stress hídrico, hemos definido un derrotero para el tratamiento de residuos, caminando hacia la economía circular y hemos definido una meta en ecodiseño de nuestros productos.

En lo Social, nuestro primer objetivo es cero fatalidades y cero accidentes con tiempo perdido en nuestras faenas. Es así como, a través de la innovación, estamos sacando a los colaboradores de las zonas de riesgo mediante el desarrollo de camiones y robots de última tecnología. También tenemos metas en la incorporación de mujeres a nuestra empresa y hemos definido metas en la relación con las comunidades.

En Gobernanza, nuestra primera preocupación es mantener la rentabilidad de nuestro negocio para seguir siendo fuente de empleo en los países donde operamos. Dicho eso, nos preocupa mantener los mejores estándares de compliance y una estrecha relación con nuestros clientes, medido a través del NPS.

¿Cómo están actuando para que las operaciones e inversiones se hagan con estos criterios?

Tenemos una estrategia de sostenibilidad muy definida y clara, conocida por todos en Enaex. Contamos con KPIs, que vamos monitoreando periódicamente. Por ejemplo, en temas ambientales nuestras metas son disminuir en un 30% las emisiones CO2 equivalente al 2025 para ser net zero al 2050.

Tenemos proyectado para noviembre de este año, ser los primeros en producir nitrato de amonio carbono neutral en América Latina. Para lograrlo hemos implementado mejoras significativas en nuestra Planta Cachimayo, ubicada en Perú, que incluyen el uso de energía renovable y tecnología de vanguardia para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en la planta de ácido nítrico.

En cuanto a la sostenibilidad social, nuestra estrategia es clara: trabajamos directamente con las comunidades donde pertenecemos y de la mano de los clientes cuando estamos en faenas mineras. Nuestro foco es la educación para la empleabilidad. Asociados con la Fundación Chile Dual, le hemos dado la oportunidad de capacitación y desarrollo integral a más de 1000 adolescentes de nuestras comunidades, Calama y Mejillones con foco en su inserción en la vida laboral. No dejamos atrás a nuestros colaboradores, generando cada vez mejores ambientes laborales, con robustos planes de desarrollo de carrera y optimizando los liderazgos.

Enaex es un actor relevante en la bahía de Mejillones, ¿de qué manera la aplicación de los criterios ESG podrían ayudar a mejorar el desempeño de las empresas en una zona saturada?

Nuestra planta de Nitrato de Amonio -que produce 850 mil toneladas de NA por año— es parte del cordón industrial de la bahía. Y efectivamente nosotros somos un actor relevante para la ciudad y participamos desde todos los espacios. Tenemos una participación gravitante en la Asociación de Industriales de Mejillones y desde ahí impulsamos proyectos de mejora muy relevantes. Tenemos una activa participación en la comunidad a través de las juntas de vecinos, con quienes también desarrollamos proyectos de mejora. Llevamos más de 20 años trabajando por la empleabilidad de los jóvenes mejilloninos a través de la educación dual. Contamos con un grupo grande de maestros guías que les enseñan a los alumnos a trabajar, muy coordinados con sus profesores del colegio. Y de allí, han surgido varios destacados empleados de Enaex y otros se motivan por ir a la universidad y sacar carreras en línea con nuestra actividad.

A esto se suma la generación de valor compartido, por lo cual nos hacemos cargo de la natural merma de la pesca producto del cambio climático, ayudando a asociaciones de pescadores a hacer iniciación de actividades y formar una empresa que le da servicio a la planta Prillex –atienden los barcos de Amoniaco que recalan en la zona-. Con esto, logran tener una segunda entrada para sus familias.

En nuestro último proyecto, en asociación con CIFAMAC, dedicada a la investigación de la fauna marina en la Bahía de Mejillones, estamos trabajando por hacer de la bahía una zona turística de avistamiento de ballenas. Es un proyecto muy lindo de la mano de esta ONG, que está aún en sus inicios.

¿Qué cambios ha habido al interior del gobierno corporativo para pasar de las intenciones a las acciones?

Con la ayuda de DJSI y de Pacto Global, que nos orientan respecto a las iniciativas que debemos fomentar, hemos avanzado fuertemente en la revisión de nuestras políticas de Compliance, Acoso y Corrupción. Seguimos todos los lineamientos de la norma 461 de la CMF, con este mismo objetivo.

Un proceso que ayuda muchísimo a la concretización de las “intenciones” es un buen Canal de Denuncias, que actúa con la confidencialidad debida, rápido y que toma decisiones. Con esa consistencia entre lo que decimos y lo que hacemos, de verdad que logramos un muy buen ajuste.

Igualmente, intentamos que la sostenibilidad sea parte integral de todos nuestros procesos. El mejor ejemplo de ello es la colocación de un bono “vinculado a la sostenibilidad”, el primero en nuestro país, con el foco en la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. En simple, obtenemos financiamiento, con el compromiso de cumplir ciertos KPIs de sostenibilidad, que serán verificados por terceras partes.

Incentivos tributarios para empujar la sostenibilidad

¿Cree que es necesaria una mayor regulación para la implementación de estos tres conceptos o basta con la auto regulación?

-Esto es muy opinable, pero creo que hoy día la fuerza que ha adquirido la llamada “sociedad civil” para denunciar cualquier transgresión es suficiente para que las compañías se cuiden y autorregulen. Así pasa en general con los cambios culturales. El acoso sexual es un buen ejemplo. El movimiento me too cambió el estado de las cosas y hoy naturalmente las personas son más cuidadosas. No creo necesario mayor regulación. De hecho, hoy la regulación para la obtención de permisos es tan engorrosa que al final se pone en riesgo el elemento sine qua non de la sostenibilidad: la rentabilidad del negocio.

¿Qué cree que les hace falta a las empresas chilenas para dar un salto cualitativo en los temas medioambientales, sociales y de gobernanza?

-Creo que ese salto está ocurriendo. Hoy la manera de hacer negocios cambió y nadie concibe le generación de una inversión sin la consideración de los criterios de sustentabilidad básicos. Ayudaría el apoyo gubernamental en términos de incentivos tributarios: los que somos buenos ciudadanos y cuidamos el medio ambiente, cuidamos nuestra relación con stakeholders y tenemos políticas de gobierno corporativo debiésemos tener algún incentivo.

¿Qué modelos está mirando su empresa para aplicar estos conceptos?

Hemos trabajado con la orientación de DJSI-donde además tenemos un muy buen puntaje que nos permite estar en el 10% de las mejores empresas químicas del mundo. Nos ayudamos de Pacto Global y seguimos los criterios de la norma 461 y de la norma 3262 de igualdad de género y conciliación.

Compartir