informa
30/01

Europa: estudio revela que emisiones de CO2 de los vehículos no ha disminuido desde 2010

Informe elaborado por el Tribunal de Cuentas Europeo, muestra que la contaminación es prácticamente igual a la del 2010, en un sector que es clave para la transición energética. Aunque los motores son menos contaminantes, hay más vehículos y de mayor cilindrada.

Europa suele ir a la vanguardia en sustentabilidad y la industria automotora no es una excepción. Las normas “Euro”, que limitan las emisiones de gases contaminantes nacieron allá y han liderado al mercado, pero pese a ello, un informe elaborado por el Tribunal de Cuentas Europeo (TCE), muestra que la baja del CO2 no ha disminuido.

Dice que las cifras de emisiones de autos diésel no han variado en más de una década, a pesar de que los nuevos motores  son menos contaminantes que en el pasado.  Los vehículos a gasolina sí mostraron una leve baja (-4,6%) respecto al mismo periodo, lo que igual causó sorpresa, esperaban menos emisiones por el endurecimiento de las normativas a fabricantes.

Los automóviles han crecido constantemente en volumen y en la cilindrada, lo que conlleva que las emisiones reales de CO2 siguen siendo elevadas. Además, el mercado de los SUV y los Crossover ha aumentado y son vehículos más pesados.

«El peso de estos automóviles, muchas de las medidas de seguridad y otros añadidos hacen que las emisiones sean más o menos las mismas. Esta es una de las razones por las que no se ha producido un descenso», explicó Jindrich Dolezal, auditor jefe del Tribunal de Cuentas Europeo. Durante el periodo cubierto por el informe, los vehículos aumentaron un promedio del 10% en peso y del 25% en potencia.

El peso de los eléctricos

Según los auditores de la UE, sólo los vehículos eléctricos han colaborado con la reducción de emisiones de CO2 en los últimos años, al representar aproximadamente 1 de cada 7 matriculaciones en 2022. “La revolución verde de la UE sólo puede darse si hay muchos menos vehículos contaminantes, pero el desafío es enorme”, afirma Pietro Russo, miembro del Tribunal de Cuentas Europeo y director de la auditoría, quien aseguró que no se producirá una reducción real y tangible de las emisiones mientras “prevalezca el motor de combustión”, por lo que “electrificar el parque automovilístico de la UE es una tarea importante”, sentenció. 

El informe generó preocupación ya que el sector del transporte es el segundo mayor emisor de GEI en la UE con un 23%, sólo tras la producción energética. Más de la mitad corresponde a vehículos. De esta forma, el transporte, según el informe, es el único sector en el que los GEI no han tenido una rebaja significativa respecto a los niveles de 1990. 

Revisa el informe completo aquí.

Compartir