Diálogos Sostenibles
26/10

ESVAL: «Para promover la sostenibilidad y agregar valor, tenemos que trabajar el tema cultural»

En la sanitaria de la Región de Valparaíso trabajan para incorporar en el ADN de sus colaboradores la necesidad de que la tríada medioambiente, social y gobernanza funcione. En esta edición de Diálogos Sostenibles, el gerente de personas, asuntos corporativos y sostenibilidad, Jaime Henríquez, reconoce que la clave es tener el compromiso de la alta dirección. "Trabajamos para tener un doble impacto en trabajadores, comunidades y clientes", dice.

El gerente de personas, asuntos corporativos y sostenibilidad de Esval, Jaime Henríquez, fue el protagonista de Diálogos Sostenibles de esta semana. Desde su tribuna ha sido testigo de cómo ha cambiado la forma de hacer negocios en los últimos años en Chile. Mandatada por su principal accionista, Ontario Teachers’ Pension Plan Board, la sanitaria lleva cuatro años embarcada en reducir su huella de carbono para llegar al net zero en 2050.

¿Lo van a lograr?   “Tal vez ya esté jubilado, pero quiero ver de lejos que sí lo logren”, dice junto con admitir que  “sin duda hay cosas que se pueden hacer y otras que se pueden dejar para después. Por ejemplo, habrá que ir viendo cómo se avanza en materias como cambiar una flota de 500 vehículos a la electromovilidad. También hay discusiones más políticas, más sociales, que tienen que ver con tecnologías y tenemos que ir viendo como las incorporamos al modelo de manera que también se puedan financiar”.

¿Cuál es la importancia para una sanitaria el ser una empresa sustentable?

Es bien amplio, pero diría que es tan amplio como esencial, por el trabajo que hacemos día a día. Somos una empresa sostenible que aporta tanto al medio ambiente como al ámbito social, pero también resguardando el ámbito económico. Tenemos que trabajar con esta triada y tiene que funcionar. Las personas son el foco de nuestra estrategia, de nuestros trabajadores, colaboradores, contratistas, proveedores, clientes y comunidades.

Por la naturaleza de lo que hacemos estamos en cada casa de la Región de Valparaíso, cada vez que alguien se levanta y abre una llave. Por eso, es tan importante para lograr ese posicionamiento con las comunidades, tener trabajadores comprometidos con la causa, si no, no lo podríamos lograr.  Tenemos como misión mejorar la de vida de las personas, contribuyendo al desarrollo de la región con colaboradores comprometidos y de excelencia en la gestión del agua.

¿Cómo se lleva esto a datos, a números, a medirlo, porque una cosa son las declaraciones y otra las acciones?

Lo que hacemos es trabajar desde el interior. Estamos convencidos que para promover la sostenibilidad, para agregarle valor, más allá de lo que hacemos, tenemos que trabajar el tema cultural, y lo venimos haciendo hace muchos años, para incorporar en el ADN de los trabajadores la importancia de lo que hacemos, partiendo de la base que ya es una propuesta de valor adicional, atraer talento a la organización que le haga sentido el propósito de la compañía.

Desde ahí es que podemos empezar a explorar hacia afuera y a gestionar diversas acciones que nos permitan estar más cerca de la gente, clientes y comunidades. Hay una serie de prácticas que puedo nombrar, partiendo con cosas concretas, como que desde el 2019 , cuando nos empieza a inspirar esta materia, partimos siendo,  sino la primera sanitaria, la primera empresa en emitir un bono verde y social, que nos permitió financiar proyectos que tenían relación con soluciones de agua servida y eficiencia energética.

Y agrega: Aquí la clave es tener el compromiso de la alta dirección. Ontario teacher, nuestro accionista controlador, es muy maduro en estas materias y promueve en su cartera de inversiones el estándar que lo que hacemos sea más allá de la naturaleza de nuestro quehacer. Que tengamos un doble impacto en trabajadores, comunidades y clientes.  Además un CEO que inspire y crea en estas materias y lo transforme en algo cultural.

Rol del CEO

Sin una gobernanza que dirija estos temas se hace más difícil. ¿Cómo es la relación con el CEO?

Hay dos cosas relevantes, cuando estas cosas son realmente importante, es materia de directorio, que está promoviendo permanentemete mejores estándares. Y nuestro CEO que siempre nos dice algo bien inspirador, no perdamos la humildad para seguir viendo. Cuando se hacen las cosas bien siempre hay más espacio para seguir mejorando.Damos agua, la tratamos y la devolvemos a los cauces, pero también impactamos cuando se nos rompe una tubería o construimos más kilómetros. Tenemos que ser conscientes y ahí hay un rol fundamental del líder y de tener esa cercanía con las comunidades, con los  stakeholders de la compañía.

¿Cómo ha visto el cambio e importancia que ha ido adquiriendo la sostenibilidad en las empresas?

El siglo pasado hablábamos de filantropía, después de responsabilidad social y ahora llega el ESG a instalarse. Aquí uno ve que esto cobra relevancia cuando se incorpora en la estrategia. Y en la nuestra, el foco central es la sostenibilidad. Y yo diría cómo le damos consistencia, empezamos a medir la huella de carbono, que fue el mandato de nuestro controlador para el 2050. Empezamos a medirnos el 2020 y al 2022 ya llevamos una gestión muy relevante en temas energéticos, transformamos nuestro consumo. Por nuestra topografía, Esval es muy intensiva en uso de energía, tenemos muchos cerros, elevar agua, bombear para obtener de fuentes subterráneas. Hemos avanzado a clientes libres, que nos entregan esa energía renovable, avanzando en un horizonte en que vamos disminuyendo las emisiones, pero que también nos vamos haciendo consientes de todos aquellos aspectos que hoy emiten gases de efecto invernadero. Ya está incorporado en la estrategia, cómo vamos a ir mitigando todos estos efectos.

Otro tema importante es cómo se financia, esta es una empresa regulada, el ámbito de acción, lo que hagamos, no lo podemos pasar a precio necesariamente. Hay cosas que están dentro del plan regulador, pero en otros tenemos que lograr más como sociedad, avanzar hacia un lugar distinto.

Diálogo colaborativo

El problema del agua, la sequía es un temazo para las sanitarias, ¿cómo se están enfrentado a ello?

Diría que es fundamentado en dos línea. Uno el ámbito colaborativo y diálogo, hemos tenido colaboración de las autoridades y  también de los regantes que hacen uso de sus derechos del río. Pero esto ha ido cambiando. Hace 15 años el 80% del agua que distribuíamos era tomada de los ríos y el otro 20% de aguas subterráneas, eso se ha ido dando vuelta en el tiempo. Tenemos más agua subterránea que agua de río.

Cuando empezamos a ver el área más tecnológica, los desafíos más técnicos, empezamos a trabajar con los regantes y vimos que tenemos un gran pulmón que es el embalse Los Aromos. Y ahí lo que hicimos fue construir una tubería a nuestra planta que está en Concón  y la hicimos reversible. Una tremenda inversión, nos demoramos ocho años tratando de convencer a distintos ministros. Ahí lo que hacemos es que cuando se acaba el agua del río sacamos del embalse y cuando viene agua del río, lo llenamos. Esto no podría ser posible sin la valoración y conciencia de privilegiar el consumo humano.

También nos hemos preocupado de las zonas de mayor sequía, donde estamos haciendo las mayores inversiones. Mantener las redes y gestionarlas. Iluminamos con sensores de IA muchos kilómetros, para ver dónde están las perdidas.

Se acaba de aprobar en el Congreso la ley para utilizar las aguas grises en agricultura, ¿qué desafío enfrenta ello para Esval?

El desafío es más grande. Hoy es tal la escasez, que estamos haciendo una evaluación muy seria de la reutilizacipon de las aguas servidas en su totalidad. Eso puede tener diversos tratamientos y puede contribuir al balance. También está el swap de agua, por ejemplo, hay espacio con las mineras que usan agua fresca poder recuperarla de manera inteligente, con tecnología.

También está la desalación, con el amplio mar que tenemos, por qué no mirarlo. Cada escenario tiene una inversión relevante, hay que ver cómo se financia todo esto, pero las oportunidades están. Estamos evaluando todas las posibilidades que existen, explorando los caminos, y nos alegramos mucho que estos temas se discutan a nivel parlamentario.

Entre las 10 mundiales

¿Acaban de ser elegida como la mejor sanitaria de América Latina, qué alcance y significado tiene este premio?

Nos regala más responsabilidad. De tomar este liderazgo. Estamos muy orgullos, de haber alcanzado 100 puntos de 100. De incorporar en la industria mejores prácticas. GREBS es una metodología que mide los tres ámbitos ESG, que cada año va mejorando, subiendo el estándar.  Nos ubicamos también novenos a nivel mundial.

¿Cual es el principal desafío de la empresa en los próximos 10 años?

Hay varios pero me quedaría con lograr ser un buen vecino. Que de alguna manera  la comunidad entienda el valor de lo que hacen las sanitarias. Hacemos un enorme trabajo que mejora la calidad de vida, pero también a veces generamos algunas molestias  Que se valore que lo que realmente hacemos es un desafío. Y eso nos va a permitir seguir desarrollando a la región, seguir trabajando para mejorar nuestros estándares de servicio.

Compartir