Diálogos Sostenibles
22/11

Falabella Retail: «Nuestro equipo está permanentemente revisando no caer en green ni socialwashing»

La subgerente de Sostenibilidad de Falabella Retail, Malena Marcalle, admite que se trata de cómo la compañía "ayuda a construir al crecimiento sostenible, mediante la promoción del cuidado ambiental, el desarrollo social y cultural, al mismo tiempo que hacemos negocios".

Los principales desafíos regulatorios, en Chile, para Falabella Retail tienen que ver con el inminente ingreso de los textiles como producto prioritario de la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) y el proyecto de ley, que avanza en el congreso, sobre lavado verde.  Según la subgerente de Sostenibilidad, Malena Marcalle, ambos temas son parte hace tiempo de la agenda y trabajo de la compañía.

En conversación con ESGHOY como protagonista de la edición semanal de Diálogos Sostenibles, la experta admite que de aquí a cinco años la meta es «seguir profundizando  y amplificando» iniciativas para «hacernos cargo de ciertos temas que pueden ser de impacto en nuestro negocio» y sostiene que la equidad de género es parte central de la estrategia empresarial.

«Nos medimos constantemente para poder entender dónde estamos», comenta Marcalle al detallar que han ganado 8.500 nuevos clientes en la promoción de consumo responsable de la moda y economía circular, logrando dar una «Segunda vida a la moda» a más de 31 mil 900 prendas.

Partamos con Fuertes & Fantásticas, el nuevo programa que lidera la empresa, ¿se trata de empoderar a la mujer en el trabajo?

Efectivamente. Hace varios años venimos trabajando en realzar el rol de la mujer e ir abriendo espacios de empoderamiento y corresponsabilidad. Bajo nuestro gran slogan Arriba Mujeres, hemos creado distintas iniciativas para promover y potenciar la equidad de género, tanto internamente como para la comunidad. Identificamos la necesidad de apoyar a aquellas mujeres que están buscando independencia económica y en la búsqueda de iniciativas ligadas a nuestro core business, que es la moda, el vestuario, es que decidimos crear Fuertes & Fantásticas, de la mano de la Fundación Emplea y Banco de Ropa. Lo que buscamos es acompañar a mujeres, asesorarlas, entregarles vestuario y calzado para que  alcancen la confianza que necesiten y mejoren las posibilidades de obtener un empleo y  cambiar la trayectoria de sus vidas.

¿A cuántas mujeres han ayudado ya?

94 a la fecha y la mitad ha conseguido empleo.

Como marca Falabella tiene el rol de la mujer muy marcado, pero además casi el 70% de los empleados son mujeres y tienen del 40% de los cargos directivos, ¿Cómo lo han logrado?

Uno de nuestros temas estratégicos tiene que ver con la equidad de género. El 67% de la dotación son mujeres y más del 40% ocupa cargos de liderazgo, además la mayoría de nuestros clientes son mujeres. Hemos trabajado en distintas iniciativas que nos permitan seguir potenciando a las mujeres dentro de la compañía. Tenemos metas e indicadores para seguir generando corresponsabilidad y empoderamiento. Equilibrio entre la vida profesional y personal. Nos medimos constantemente para poder entender dónde estamos en términos de equidad de genero.

Uno de los hitos más importante que venimos desarrollando, de cara interna, es la implementación de un sistema de gestión con la norma chilena 3262, donde buscamos un sistema de equidad de género y de conciliación personal y laboral.  Buscamos coherencia de lo que hacemos internamente y lo que contamos externamente. Trabajamos fuertemente de cara interna de la compañía para después salir a contar iniciativas como Fuertes & Fantásticas y Arriba Mujeres.

El directorio eso sí todavía está en deuda, sólo 2 mujeres en 8 sillones.

Sí. 100%. Un estudio de la consultora global Spencer & Stuart, que difundió en febrero de 2023, señaló que tenemos un  22% de presencia femenina, hay un trabajo por delante.

Los 4 ejes clave

¿Qué significa, en la práctica, «integrar la sostenibilidad al negocio»?

Cuando pensamos y hablamos de integración de la sostenibilidad es justamente que esté incluida dentro del modelo de negocios a través de lo que hacemos. Cómo Falabella Retail ayuda a construir al crecimiento sostenible, mediante la promoción del cuidado ambiental, desarrollo social y cultural, al mismo tiempo que hacemos negocios.

Y para eso tenemos 4 ejes estratégicos: Moda y Operaciones Sustentables, que es el core de nuestro negocio;  Desarrollo Local, full orientado al impacto  y a la responsabilidad de cara a la comunidad; Talento y Cultura, que le pusimos el apellido diverso e inclusivo y, por supuesto, Innovación en el Modelo de Negocio, para ir trayendo conocimientos nuevos tanto a la experiencia del colaborador, como a la del cliente. En el momento en que pensamos cómo hacer el negocio, tenemos el foco de la sustentabilidad en cada una de las cosas que empujamos.

¿Como bajan esto a los trabajadores, para que sea un tema de todos?

Tenemos varias instancias donde hablamos de sostenibilidad, de cuál es la estrategia de la compañía, de qué manera podemos aportar al medio ambiente o la comunidad, al mismo tiempo que hacemos nuestro trabajo. Desde capacitaciones internas a distintas iniciativas, como Más Verde Talk, donde tratamos de acercar información que quizá a veces está a muy alto nivel o que es difícil entender, con conceptos bien claros, simples, para que no solo  internamente, sino que también nuestros clientes, puedan tener información a la mano y poder tomar decisiones. Estamos permanentemente educando, sensibilizando, concientizando para que al momento de hacer nuestro trabajo podamos pensar también en el cuidado del medio ambiente y las personas que nos rodean.

Chile lidera

Falabella es una empresa regional, ¿Cómo ves el tema de la sostenibilidad en América Latina?

Está permeando muchísimo en el consumidor. A nivel latinoamericano es un tema que está en la agenda y preocupándonos. A través de diversas medidas vamos incentivando el hacernos responsables de nuestros negocios.  Tenemos operaciones en Perú y Colombia y tratamos que las estrategias sean regionales y coordinadas entre los tres países, para entregar algo contundente y armado a todos los clientes de la región.

¿Y cómo se compara la realidad empresarial chilena? ¿Estamos mejor, peor, a la par?

Gran parte de las iniciativas que desarrollamos en Falabella Retail parten en Chile. Estamos bien avanzados en todo lo que tiene que ver con consumo, operaciones responsables,  huella de carbono y ni hablar de lo que hacemos de cara a la comunidad. Normalmente Chile es el que trae las ideas y después se regionalizan.

¿La contaminación de la ropa es un temazo, como se trabaja en una empresa de consumo masivo, vendiendo ropa, que es el eje central del negocio, haciéndose cargo específicamente de esto?

Uno de nuestros pilares es Moda y Operaciones Sustentables. Ahí los tres ejes de intervención son operaciones sustentables, economía circular y marcas conscientes. La economía circular es clave, involucra el core de nuestro negocio y aquí destaca fuertemente nuestro gran paragua que es «Dale una segunda vida a la moda», que está en Chile, Perú y Colombia. Buscamos extender la vida útil de las prendas, a través de reutilización, renovación, reciclaje, donación e intercambio con nuestra feria de trueque. Nuestro objetivo es aunar esfuerzos colaborativos e invitar a las personas a que se puedan sumar y que sean agentes de cambio.

Desde el diseño, resaltamos la importancia de la materialidad de los productos, lo que hemos hecho es  optimizar estándares de aprovisionamientos sustentables  y sistematizar bien las materias primas que vienen de Asia, con el fin de definir y asegurar el origen de nuestros productos. Tenemos reglas de negocios que nos permiten identificar las certificaciones y materialidades que tienen que tener para poder reducir nuestro impacto ambiental.

El riesgo del lavado

¿Cómo se cuida una empresa como Falabella, con todo estas iniciativas que hemos estado hablando, de no caer en greenwashing?

Hace bastante tiempo venimos monitoreando no sólo lo que está pasando en el mundo, sino que también muy comprometidos y cuidados de cada cosa que comunicamos. Parte de las razones por las que tenemos marcas conscientes y economía circular. Las reglas del negocio , que definen los criterios que deben cumplir cada uno de nuestros productos es, precisamente, para poder comunicar aquello que hacemos. Cada vez que tenemos una campaña donde acercamos las iniciativas a los clientes, describimos la composición de esos productos, sin agregar IVA, como diríamos en Argentina.  Somos muy precisos respecto entre lo que hacemos y lo que decimos, para no caer en greenwashing. Nuestro equipo  de sostenibilidad está permanentemente presente, revisando, no sólo de no caer en greenwashing, tampoco en socialwashing.

Lo que viene

El próximo hito de la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) serán los textiles, además de ser una industria clave para los compromisos de circularidad del gobierno al 2040. ¿Todo esto tiene que ver con una preparación de lo que viene?

Fuimos impulsores del acuerdo de producción limpia para textiles, para así también avanzar en la implementación de un esquema REP. Y este trabajo se hizo a partir de la elaboración de un diagnóstico con el fin de anticiparnos a la incorporación de los textiles como producto prioritario. Además de hacer un análisis internamente, desde nuestra compañía hemos trabajado y participado para contribuir a la gestión adecuada de estos residuos.

¿Cuándo podría concretarse esto? ¿En qué plazos?

Me encantaría darte una respuesta, venimos trabajando bastante de cerca, es algo que está dentro de las prioridades del ministerio del Medio Ambiente, se está trabajando también desde la autoridad en una propuesta una estrategia de economía circular. Próximamene debería estar en la agenda.

Compartir