informa
21/02

Fiscalizador autónomo concluye que la UE no va encaminada a cumplir las metas del 2030

Un análisis muestra que los borradores de los planes energéticos y climáticos presentados por cinco países del bloque tienen falencias en cinco aristas evaluadas, lo que pone en serio riesgo lograr las metas de reducción de emisiones.

Un informe realizado por el organismo fiscalizar autónomo de la Unión Europea, el Observatorio Europeo de Neutralidad Climática (ECNO, por sus siglas en inglés), concluyó que los Planes Nacionales de Energía y Clima (NECPs en inglés) de los países miembros no alcanzan para cumplir la meta de reducir en 55% las emisiones al 2030 (con base 1990).

El organismo evaluó a España, Hungría, Italia, Países Bajos y Suecia. Encontró falencias en las cuatro aristas investigadas: almacenamiento de dióxido de carbono, uso del suelo, bioenergía y energías e hidrógeno renovable. 

El estudio muestra preocupación porque las naciones no han descartado notoriamente el uso de tecnologías que capturen las emisiones de CO2,  pero tampoco han detallado cómo lo harán. En bioenergía, resultante de residuos orgánicos, concluyó que los borradores no muestran de qué fuente energética cubrirán la demanda expuesta. Es un vacío de información clave. Sólo los Países Bajos logró especificar su plan. 

Uno de los puntos más críticos fue el hidrógeno. El informe sostiene que no detallan de dónde se obtendrá ese recurso. El autor, líder del estudio de ECNO, Julien Pestiaux, dijo que “si nos movemos rápido al hidrógeno, pero no hay energía verde que se produzca niveles suficientes, veremos el gas natural convertido en hidrógeno y eso no tiene uso para el ambiente. Esa es la primera inconsistencia que encontramos. No estamos viendo planes en el nivel de la propia producción de electricidad e hidrógeno o si los países dependerán de importaciones”. Concluye que no sirve producir hidrógeno renovable si viene del gas, uno de los combustibles fósiles más contaminantes.

Sobre el uso del suelo, los planes son muy abstractos al no proponer acciones concretas, además de “no implementar medidas para limitar las perturbaciones naturales, a pesar de su creciente frecuencia” explica el organismo.  España presentó detalles sobre la gestión del suelo y forestal, con medidas concretas ante posibles incendios y para maximizar la captura de carbono. 

Plazo a junio

Los países tienen hasta junio del 2024 para mejorar los borradores, plazo en el que deberán entregar a ECNO el plan energético y climático final de cada nación de cara al 2030. Además, la Comisión Europea puso como objetivo reducir las emisiones de GEI en un 90% de cara al 2040 y así lograr ser carbono neutral al 2050, tal como expone la Ley Climática promulgada el 2021. 

«Nuestro reporte no se fija específicamente en 2040, pero si nos falta claridad sobre la implementación al  2030, está claro que cualquier meta ambiciosa no se alcanzará porque las guías para llegar a 2050 pasan por la reducción del 55% en 2030», sostiene Pestiaux.

Puedes leer el informe completo aquí.

Compartir