informa
03/08

Incendios forestales y el calor extremo están cambiando la industria de los seguros

A medida que el cambio climático provoca más desastres naturales, se elevan las tarifas, reduce la cobertura y, algunas, abandonan por completo ciertos mercados. Las dos aseguradoras más grandes de California han dicho que ya no ofrecerán su servicio, lo que refleja una tendencia más amplia de empresas que se retiran de las áreas propensas al riesgo, advierte el Foro Económico Mundial.

Los eventos climáticos extremos son cada vez más frecuentes, más severos e imprevecibles, lo que ha alterado los modelos climáticos y las estrategias de gestión de riesgos utilizadas por las aseguradoras de todo el mundo. Así lo plantea un artículo del Foro Económico Mundial que advierte que desde la década de 1980 los incendios forestales se han extendido un 27% a nivel mundial.

Este año el verano en el hemisferio norte ha sido especialmente caluroso, reportando la mayor temperatura histórica del planeta y distintas investigaciones apuntan a que el mundo podría alcanzar los 2,7º C de calentamiento para fines de este sigo.

El Foro Económico Mundial advierte que «en las últimas semanas dos de las aseguradoras más grandes del estado de California, en Estados Unidos, decidieron dejar de ofrecer nuevas pólizas para propietarios de viviendas». Se trata de State Farm y All State, que representan más del 20% de la participación de mercado en ese estado. «Según estas compañías, la creciente exposición a catástrofes, los aumentos históricos en los costos de construcción que superan la inflación y un mercado de reaseguro desafiante han hecho que sea financieramente insostenible», agrega el Fondo.

Durante la temporada de incendios 2017-2018, la industria de seguros perdió el equivalente a dos décadas de ganancias y California corre el riesgo de convertirse en un «desierto de seguros».

La tendencia ya se está observando también en otras zonas de Estados Unidos, como Florida y Louisiana, propensas a los huracanes.  Asegurar estas áreas costeras en medio de temporadas de huracanes más largas e intensas ha puesto a prueba los balances de las aseguradoras, que han visto dos años consecutivos de pérdidas técnicas netas que superan los US$ 1.000 millones.

Desafíos

Según Daniel Murphy, especialista en riesgo y resiliencia del Foro Económico Mundial, autor del artículo, entre los desafíos aparecen soluciones que se deben tener en cuenta:

  • Los sistemas mejorados de alerta temprana y nuevas tecnologías , como la inteligencia artificial están mejorando la predicción y la mitigación, mientras que las inversiones en infraestructura de adaptación también son fundamentales. Ya están en marcha en California, donde las nuevas regulaciones desalientan la construcción en áreas propensas a incendios e incentivan los techos resistentes al fuego y espacios no combustibles en la parte inferior de las paredes de las casas.
  • Fortalecer la colaboración entre los formuladores de políticas, los reguladores y la industria de seguros también es clave para mantener la cobertura en áreas propensas a desastres. Dos de los mayores desafíos para las aseguradoras en California es el alto costo del reaseguro y los límites estrictos para fijar el precio del riesgo y ambos  se pueden resolver a través de soluciones de pólizas.  Esto requiere lograr un buen equilibrio entre la adopción de regulaciones para garantizar  seguros asequibles.

«California debe verse como un caso de estudio para muchas otras partes del mundo en riesgo de convertirse en desiertos de seguros. A medida que cambia la naturaleza fundamental del riesgo de catástrofe, los responsables de la formulación de políticas y las aseguradoras deben promover nuevas estrategias y fortalecer sus alianzas para proteger las economías y comunidades vulnerables en todo el mundo», sentencia Murphy.

Compartir