informa
12/01

Inteligencia Artificial y crisis climática figuran como los grandes riesgos del mundo a corto plazo

"The Global Risk Report", elaborado con las aseguradoras Marsh McLennan y Zurich Insurance Group para el Foro Económico Mundial, recoge la percepción de más de mil expertos sobre los potenciales peligros a dos y diez años. Será insumo clave para la reunión de Davos que comienza la próxima semana en Suiza.

El cambio climático, demográfico, tecnológico y geopolítico son los factores clave que considera la encuesta anual de riesgo que realiza el Foro Económico Mundial y que cada año busca marcar el rumbo de lo que viene y el potencial peligro que enfrenta la sociedad considerando todos esos aspectos.

¿Resultado? Predomina la perspectiva negativa. La mayoría  (54%) de los más de 1.500 entrevistados anticipan inestablidad y «riesgo moderado» de catástrofres globales. Otro 30% espera condiciones mucho más turbulentas incluso. Si el horizonte es a 10 años, el escenario es peor, casi dos tercios del sondeo dice que anticipa un escenario tormentoso o turbulento.

La propagación de información falsa o engañosa con la ayuda de la inteligencia artificial (IA) se erige como el nuevo gran riesgo junto con la crisis climática y serán temas clave en el foro mundial de Davos que se realizará la próxima semana en Davos.

El informe dice que «los riesgos ambientales podrían llegar al punto de no retorno» y continúan dominando las preocupaciones. De hecho, el clima extremo figura como «el riesgo más probable de presentar una crisis material a escala global en 2024, con la fase cálida del ciclo de El Niño-Oscilación del Sur (ENSO) proyectada para intensificarse y persistir hasta mayo de este año. También se considera el segundo riesgo más severo en el marco de dos años y, al igual que en las clasificaciones del año pasado, casi todos los riesgos ambientales figuran entre los diez primeros a largo plazo».

Incapacidad de reaccionar

Según el Foro Económico Mundial un mundo a 3◦C «explora las consecuencias de superar al menos un punto de inflexión climática» en la próxima década. Dice que investigaciones recientes sugieren que es probable que se supere el umbral para desencadenar cambios a largo plazo, potencialmente irreversibles y autoperpetuantes. Sostiene que muchas economías permanecerán en gran medida desprevenidas. «La capacidad colectiva de las sociedades para adaptarse podría verse abrumada, considerando la magnitud de los posibles impactos y los requisitos de inversión en infraestructura, dejando a algunas comunidades y países incapaces de absorber tanto los efectos agudos como los crónicos del cambio climático rápido».

Emerge la IA

Otro riesgo global severo que emerge para los próximos dos años es la desinformación, catapultada por la Inteligencia Aritificial. «Actores extranjeros y nacionales aprovecharán la desinformación y la información falsa para ampliar aún más las divisiones sociales y políticas», sostiene el informe. «Dado que cerca de tres mil millones de personas se espera que acudan a las urnas en varias economías, incluyendo Bangladesh, India, Indonesia, México, Pakistán, el Reino Unido y Estados Unidos en los próximos dos años, el uso generalizado de información errónea y desinformación, y las herramientas para difundirla, pueden socavar la legitimidad de los gobiernos recién elegidos. La agitación resultante podría ir desde protestas violentas y crímenes de odio hasta confrontaciones civiles y terrorismo»,

Es más, el estudio alerta que la IA podría generar grandes desigualdades si los incentivos si los incentivos para su desarrollo “son solo comerciales y geopolíticos”. Dice que si no impera un interés público, “la brecha digital entre países de altos y bajos ingresos causará una marcada disparidad en la distribución de beneficios y riesgos”.

 

Más allá de las elecciones, agrega el estudio, es probable que las percepciones de la realidad también se polaricen, «infiltrando el discurso público sobre temas que van desde la salud pública hasta la justicia social. Sin embargo, a medida que se socava la verdad, también aumenta el riesgo de propaganda y censura domésticas».

El Foro Económico Mundial sostiene que el problema es que para responder a la desinformación «los gobiernos podrían tener más poder para controlar la información basada en lo que determinen como verdadero» y concluye que las libertades relacionadas con Internet, la prensa y el acceso, que ya están en declive, «corren el riesgo de convertirse en una represión» más amplia en más países.

Compartir