informa
29/05

Joaquín Villarino: “La minería que no se desarrolle con criterios ESG está condenada a desaparecer”

La sostenibilidad dejó de ser tema de una gerencia o subgerencia aislada admite quien dirige el gremio de la gran minería en Chile. “El desarrollo minero no podía seguir siendo el mismo de antes”, sentencia.

El presidente del Consejo Minero, Joaquín Villarino, no tiene matices. Es claro al advertir que hoy no hay ninguna empresa de la gran minería, “a nivel global, y en Chile por supuesto, que no tenga incorporada la sostenibilidad como parte esencial de su quehacer”.

Advierte que hoy los criterios medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG, en su sigla en inglés) forman parte del ADN de la minería y son “de especial preocupación y dedicación de sus directorios y gerentes”.

En entrevista con ESGHOY, el ejecutivo admite que “los desafíos más evidentes están en materia medioambiental” y aunque reconoce que están constantemente desafiados, se apura en destacar que  “tenemos varios avances que mostrar, gracias a la tecnología y el trabajo colaborativo”.

¿Qué oportunidades se abren para la minería chilena al entrar al carro del ESG?

La minería que no se desarrolla bajo estos criterios está condenada a desaparecer.  El mundo necesita urgentemente más minerales para hacer frente a los efectos del cambio climático. O desde otra perspectiva, para materializar el cambio de la matriz energética y la del transporte a nivel global. Esa tremenda oportunidad no se puede satisfacer de cualquier manera, ahí está el desafío y la oportunidad histórica de nuestro sector. Esperamos que quienes toman decisiones de política pública lo tengan presente.

¿La minería en Chile ya pasó de la “manifestación” a la “implementación” en criterios ESG? ¿En qué nivel nos encontramos en comparación a otros países mineros?

Hace prácticamente una década que la minería viene trabajando en la incorporación de los principios de desarrollo sostenible. No hay que olvidar que este movimiento comienza como una iniciativa de responsabilidad social corporativa, liderada por la Naciones Unidas en el año 2004, lo que vino a culminar con la adopción, por los miembros de dicho organismo internacional de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el año 2015.  La minería a nivel mundial y, Chile no ha sido una excepción, comenzó a trabajar bajo estos criterios incluso antes de esta última fecha.

¿En qué sectores se ven avances y dónde están los mayores desafíos?

En los tres pilares del desarrollo sostenible ha habido avances. Las compañías mineras se toman muy en serio este tema, todas ellas cuentan con líneas base bien claras y planes de acción explícitos, incluso con fechas o plazos comprometidos en muchos de sus objetivos. Lo anterior se debe a varias razones: exigencias regulatorias, exigencias de los accionistas, inversionistas, consumidores finales y, por supuesto de las comunidades. Pero lo más importante fue un real convencimiento de quienes toman las decisiones. El desarrollo minero no podía seguir siendo el mismo de antes, implicaba hacer un cambio en el negocio y en la forma de relacionarnos.

En Chile, y aunque nuestras exigencias regulatorias no sean las más vanguardistas del mundo, las compañías globales aplican la de los países que sí lo son, pues inversionistas y consumidores finales de sus minerales no permiten estándares distintos, independiente del lugar en que llevan adelante sus proyectos. Así, las empresas australianas, canadienses y norteamericanas, por ejemplo, no pueden hacer minería en sus países de origen con estándares muy distintos a aquellos con los que se desempeñan en Chile. Desde esta perspectiva, su presencia en nuestro país ha contribuido decididamente a que tengamos una minería que se desarrolla con estándares de primer mundo.

 ¿Cuál de los tres criterios E, S o G está más en deuda, y en cuál más avanzado?

Los desafíos más evidentes están en materia medioambiental. Si bien este es un criterio en el que estamos constantemente desafiados, también tenemos avances que mostrar. Esta es una industria que se ha propuesto lograr la carbono neutralidad antes del año 2050; ha publicado sus metas de reducción de emisiones; ya recircula el 74% de las aguas que consume y a fines de esta década, el 68% del agua provendrá del mar desalada o sin desalar. En materia energética actualmente hay faenas cuyo consumo eléctrico proviene en un 100% de energías limpias, mientras que el 44% del consumo del sector se obtiene de estas fuentes y se espera que para el año 2025 alcance un 62%.

¿Existe una estimación de las inversiones que debe hacer el sector para sumarse al carro de la sustentabilidad en estos tres criterios?

La minería se subió hace años a este carro, y todas sus inversiones se evalúan desde este prisma.  La sostenibilidad dejó de ser el tema de una gerencia o subgerencia aislada, hoy es un tema transversal a las organizaciones mineras, forma parte de su ADN y es de especial preocupación y dedicación de sus Directorios y gerentes.

Compartir