opina
26/12

La descarbonización de la aviación en América Latina

"Se espera que a 2042, las aerolíneas latinoamericanas sumen 2.390 nuevas aeronaves, las que requerirán una flota más moderna, eficiente y de bajas emisiones. La industria busca mejorar el impacto ambiental y social de la actividadcon medidas que incluyen la reducción de emisiones y mejorar la huella ambiental, a lo largo de todo el ciclo de la vida, desde el diseño hasta el reciclaje".

Cada año, millones de pasajeros y de toneladas de carga se transportan por vía aérea. Ahora, la industria busca mejorar el impacto ambiental y social de esta actividad vital, con medidas que incluyen la reducción de las emisiones de Co2 de aeronaves y helicópteros a través de combustibles alternativos y tecnologías disruptivas; mejorar la huella ambiental de las aeronaves a lo largo de todo el ciclo de la vida, desde el diseño hasta el reciclaje y mejoras operativas, como la optimización de las trayectorias de vuelo para hacerlos energéticamente más eficientes.

En un mercado aeronáutico de rápido crecimiento como el de América Latina, estamos trabajando en estrecha colaboración con aerolíneas, gobiernos, universidades y partes interesadas de la industria para avanzar hacia las metas de descarbonización en la región, al mismo tiempo que ofrecemos una cartera de productos eficientes.

En Chile, el Ministerio de Transportes lidera el programa público privado Vuelo Limpio, que busca soluciones para la descarbonización de la industria y que articuló la mesa SAF, donde junto a la academia y otras empresas, Airbus está aportando su expertise. También apoyamos el esfuerzo Nuevo Pudahuel y empresas energéticas sobre el posible desarrollo del Aeropuerto de Santiago, como hub de hidrógeno.

Se espera que a 2042, las aerolíneas latinoamericanas sumen 2.390 nuevas aeronaves, las que requerirán una flota más moderna, eficiente y de bajas emisiones, con aviones que ofrecen una ventaja en consumo de combustible y las emisiones de CO2 del 20% y el 25% por asiento, respectivamente. También aporta el uso de combustibles de aviación sostenibles (SAF), que provienen de biomasa y diversos desechosque pueden reducir las emisiones de CO2 del ciclo de vida hasta en un 80% en comparación con el  convencional.

Otra contribución será el estudio «Opciones para descarbonizar la aviación en América Latina de manera sostenible: una evaluación de las políticas de carbono, los precios del carbono y el consumo de combustible en la aviación hasta 2050», del Programa Conjunto del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) sobre Ciencia y Política del Cambio Global, financiado por Airbus y LATAM Airlines Group. Éste proporcionará un análisis exhaustivo de los escenarios para el despliegue de SAF hasta el año 2050, y explorará vías relacionadas con el hidrógeno bajo en carbono y la captura directa de aire.

En Chile, el Ministerio de Transportes lidera el programa público privado Vuelo Limpio, que busca soluciones para la descarbonización de la industria y que articuló la mesa SAF, donde junto a la academia y otras empresas, Airbus está aportando su expertise. También apoyamos el esfuerzo Nuevo Pudahuel y empresas energéticas sobre el posible desarrollo del Aeropuerto de Santiago, como hub de hidrógeno.

Las iniciativas en América Latina están tomando vuelo a medida que se progresa en nuevas tecnologías, diseño avanzado de aeronaves y el aumento de combustibles con bajas emisiones de carbono para ayudar a crear un mundo más seguro y conectado.

Compartir