informa Empresa
04/07

La inclusión laboral del colectivo LGBTQ+ es imperativo empresarial en América Latina

Según BID Invest, el banco de soluciones para el sector privado de América Latina y el Caribe, es clave para mejorar la retención del personal, la satisfacción de los empleados y la productividad.

La retención de talento, el aumento de la productividad, la satisfacción de los empleados, el bienestar operativo y el crecimiento empresarial son características de un entorno de trabajo inclusivo donde los empleados prosperan y hacen que las empresas sean más competitivas, productivas, sostenibles, atractivas y duraderas. Así lo detalla un estudio de Bid INvest, el brazo de financiamiento a privados del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que advierte que para cumplir lo anterior, es imprescindible también la inclusión de la comunidad LGBTQ+.

Según el informe «Orgullo en acción: una guía para la inclusión laboral LGBTQ+ en América Latina y el Caribe», esta comunidad representa entre el 5% y el 6% de la población mundial, unos 33 a 39 millones de personas en la región y advierte que las generaciones más jóvenes son más tolerantes y que las empresas ya están ofreciendo bienes y servicios a la población más abiertamente diversa en cuanto a género y sexualidad. Y es importante, señala, “que las compañías encuentren formas de atraer, retener y promover el talento LGBTQ+ para que puedan diseñar productos que satisfagan sus necesidades y preferencias específicas y aprovechen sus diversos puntos de vista”.

 

Detalla además que varios estudios en Estados Unidos “capturan directamente el impacto de las políticas inclusivas para las personas LGBTQ+ en los resultados de toda la empresa, mostrando un mayor valor de la empresa, productividad de los empleados y rentabilidad general”. Las empresas con políticas inclusivas LGTBIQ+ han aumentado su valor en el mercado un 21% y un 12.5% su rentabilidad, frente a aquellas que no lo han hecho. Y aunque todavía no hay datos al respecto en la región, “se esperan resultados similares”, advierte.

Para mejorar las condiciones, retener el talento e impactar positivamente en los procesos de productividad, el estudio sugiere una lista de recomendaciones que las empresas pueden adoptar para iniciar o continuar promoviendo la inclusión LGBTQ+. Desde pasos básicos como iniciativas de reconocimiento a cambios estructurales más específicos como la creación de baños neutrales al género y un marco completo para evaluar compromisos, implementar acciones, medir el progreso y comunicar resultados.

“Lograr una verdadera inclusión en el lugar de trabajo requiere un esfuerzo colectivo de las empresas, los legisladores y la sociedad en general para desafiar los sesgos y las normas existentes que obstaculizan la plena aceptación y empoderamiento de las personas LGBTQ+”, agrega el informe.

Aquí puedes leer el informe completo

 

Compartir