informa
10/10

La irrupción de los gerentes de sostenibilidad en las empresas

Un estudio de de la consultora de liderazgo y búsqueda de ejecutivos Amrop, advierte que su rol ha aumentado "hasta alcanzar dimensiones casi inmanejables". Estos profesionales "no sólo necesitan cabeza para los números, sino que también el coraje y la seriedad para operar con confianza en la alta dirección", sostiene el documento "La lucha por la sostenibilidad de C-suite".

«La sostenibilidad ya no se limita a las grandes multinacionales en sectores de alto impacto. Todas las empresas tienen el potencial de cambiar el status quo y la responsabilidad de encontrar formas de hacerlo. Los informes ESG ahora extienden las métricas a las empresas de mediana y pequeña capitalización, cubriendo un amplio espectro de industrias en mercados desarrollados y emergentes».
Así de tajante es el último informe de la consultora de liderazgo y búsqueda de ejecutivos global, Amrop, en su documento «La lucha por la sostenibilidad de C-suite», donde explora la fuerza con que han emergido los gerentes o directores de sostenibilidad en los directorios, en el trabajo con los CFO,  con los inversionistas, en la estrategia y la asignación de capital de las compañías.
«Esto significa que hoy estos ejecutivos no sólo necesitan cabeza para los números, sino que también el coraje y la seriedad para operar con confianza en la alta dirección, integrando la sostenibilidad en la estrategia organizacional y el gobierno corporativo», sentencia Amrop.

Claro que, agrega, «se necesita una navegación macro a micro para ser una fuerza sistémica de cambio. Se necesita cabeza para las alturas y pies en la tierra, facilitando conversaciones con funciones y divisiones para capturar el modus operandi del negocio y su cultura. Además, para que la sostenibilidad forme parte de la mentalidad organizacional, es necesario desarrollar estrategias e iniciativas con y para los usuarios finales, en lugar de imponerlas desde arriba».

El perfil

Según Amrop, el diseño de una arquitectura de roles para el encargado de la sostenibilidad es «comparable a un pulpo con un cerebro en cada extremidad».  Asegura que los mejores «son especialistas en su propia materia y profundos generalistas a la hora de familiarizarse con su entorno». Exploran, evalúan e innovan. «Hablan el lenguaje jurídico y financiero, comunicaciones, operaciones de recursos humanos y TI», dice la consultora.

En su informe desglosa tres dimensiones de funciones que las empresas deben considerar: 

  • Las actividades de liderazgo más relevantes que tienen es en la transformación empresarial y el liderazgo interpersonal. 
  • Requieren conocimiento de primera mano sobre la materia o la capacidad de hablar de manera creíble con los departamentos para quienes este conocimiento es fundamental. 
  • Genealmente provienen de funciones corporativas, técnicas y de sostenibilidad anteriores y subáreas. 

Sabios y decididos

Según Amro el papel de los gerentes de sostenibilidad «es ambiguo y complejo» y requiere de una cuarta dimensión: el propósito».  En este contexto es que la consultora desarrolló un modelo de liderazgo con propósito. «Se trata de un enfoque holístico que equilibra el propósito individual, socioambiental y empresarial del líder. Está asociado con cinco competencias y mentalidades: visión, coraje, integridad y autenticidad, aprendizaje, empatía y responsabilidad». 

Sostiene que el ADN de la organización determinará el éxito o el fracaso de su agenda de sostenibilidad.  Todos los líderes y gerentes (no sólo los de sustentabilidad) deben marcar la pauta. «No sólo ejemplificando actitudes y comportamientos sabios y decididos, sino también facilitando la manera en que los dilemas socioambientales emergen, se discuten y se resuelven», plantea.

¿Qué tan bien adopta su junta directiva la diversidad de pensamiento? ¿Qué valor atribuyen realmente sus miembros a los criterios de sostenibilidad y ESG? ¿Qué creencias subyacen a su posición?, pregunta el documento elaborado por Amrop y asume que se deben identificar las zonas de tensión y consenso. 

El establecimiento de KPI para los directivos de sustentabilidad debería reflejar su papel estratégico más amplio. Alberto López Valenzuela, autor de The Connecting Leader, traza una línea directa entre los informes ESG y la remuneración de los ejecutivos:   “A medida que las métricas evolucionen, se espera que los criterios ESG se integren más en los informes financieros. A medida que aumenta la presión y más inversores exigen una mayor responsabilidad ESG, será más difícil para las empresas justificar la negativa a vincular la retórica ESG a la acción y ésta a la remuneración de los ejecutivos”. 

Cada organización tiene ahora la responsabilidad de instalar una cultura de sostenibilidad. Más que simplemente hablar de labios para afuera sobre un departamento que lleva su nombre, la sostenibilidad está en el ADN de los mejores equipos de liderazgo de la actualidad. Proporcionan los marcos para integrarlo en la forma en que sus organizaciones piensan, deciden y se comportan. 

Aquí puedes leer el documento completo.

Compartir