informa
07/11

Lavado verde y consumidor: 1 de cada 3 (35%) está dispuesto a pagar más por etiquetas sobre el clima y el bienestar animal

Un sondeo reciente de YouGov en el Reino Unido y Alemania, encargada por la Changing Markets Foundation, mostró que casi la mitad (49%) de los encuestados elige regularmente ("siempre", "la mayoría de las veces", "a menudo") productos con certificaciones de sostenibilidad medioambiental.

El mundo se está preparando para tomar medidas drásticas, sin precedentes, contra el «greenwashing». Esto en el  contexto de una creciente preocupación de los consumidores por el medio ambiente, que se traduce en decisiones de compra reales y en un mercado donde los «productos éticos» ganan adeptos.

Un sondeo reciente de YouGov en el Reino Unido y Alemania, encargada por la Changing Markets Foundation, mostró que casi la mitad (49%) de los encuestados elige regularmente («siempre», «la mayoría de las veces», «a menudo») productos con certificaciones de sostenibilidad medioambiental. Y uno de cada tres (35%) está dispuesto a pagar más por etiquetas sobre el clima y el bienestar animal.

El 59% dio una puntuación de al menos 6 al «lavado verde» de las empresas, la escala era 0 a 10, siendo 0 «nada preocupado» y 10 «muy preocupado». Lo que concuerda con los niveles particularmente bajos de confianza en las afirmaciones de sostenibilidad sobre la carne, por ejemplo.

Más del 80% de las 53 reclamaciones de la investigación estaban relacionadas con el clima, y más de la mitad de ellas se basaban explícitamente en la compensación de emisiones, mientras que el resto en la intensidad de las emisiones de gases de efecto invernadero.

«A pesar del consenso científico sobre el hecho de que la carne de vacuno es el tipo de alimento más intensivo en carbono, nuestra investigación descubrió que productos cárnicos etiquetados como «climáticamente positivos» (por Hipp), «netos cero» (por Silver Fern Farms, la mayor de Nueva Zelanda), «con bajo contenido de metano» (Coop, el tercer mayor minorista sueco) o de Amazon sólo porque la empresa ha eliminado el aire del envase», señala el estudio.

Estos son algunos de los resultados, con nombre y apellido:

  • Las empresas cárnicas y lácteas responsables de importantes emisiones de gases de efecto invernadero (JBS, Marfrig, Nestlé, Danish Crown, Arla, Danone, Saputo y Fonterra) están haciendo afirmaciones ecológicas engañosas en sus productos o en otros materiales de marketing.
  • JBS, el mayor productor de carne del mundo, fue  amonestado recientemente por su afirmación de «cero emisiones netas», que carecía de credibilidad por no tener un plan confiable de reducción de emisiones. Nestlé ha hecho afirmaciones de carbono en sus conocidas marcas Nespresso y KitKat, mientras que Danish Crown
    se enfrenta actualmente a una demanda por etiquetar sus productos porcinos como «climatizados».
  • En su gama «Climate Pledge Friendly», Amazon  incluye varios productos cárnicos y lácteos, entre los que  figuraba la cecina de vacuno, que, según las evaluaciones científicas, es el producto alimentario más intensivo en carbono.
  • En los productos lácteos se descubrieron importantes prácticas de «lavado verde», como las afirmaciones de «carbono neutro», que se referían únicamente al envase, ignorando el contenido. «Respetuoso con el planeta» y «futuro sostenible», junto con imágenes que sugerían que las vacas pastaban permanentemente en los campos.
    en la mayoría de los casos no estaban probadas.
    – La gente se deja influir por los reclamos más comunes encontrados en nuestra investigación. En el Reino Unido, el 42% de los consumidores estaba más dispuesto a comprar un producto con la etiqueta «neutro en carbono» y el 29% estaba dispuesto a pagar algo o mucho más por esos productos. En Alemania, la situación es
    muy parecida: el 35% de los consumidores está más dispuesto a comprar productos cárnicos o lácteos etiquetados como «neutros en carbono» y el 36%, a pagar algo o mucho más por ellos.Aquí puedes leer el informe completo.

Aquí puedes leer el documento completo.

Compartir