informa
08/03

Lo que hay que saber sobre la nueva norma climática de la SEC

Las empresas que cotizan en Estados Unidos deberán comenzar a informar sobre los riesgos relacionados con el clima y sus planes para adaptarse a ellos, según una nueva norma de la Comisión de Bolsa y Valores

La Securities and Exchange Commission (SEC), el ente regulador de Estados Unidos, dio a conocer el detalle de la nueva normativa que regirá a partir del 2025 para las empresas que cotizan en bolsa. Las compañías deberán divulgar los riesgos relacionados con el clima que sean importantes para sus operaciones, condiciones financieras o estrategias, el impacto de ellos y cualquier plan que tengan que mitigar o adaptar.

«La nueva regla creará información más relevante con la que los administradores de fondos e inversionistas podrán comparar empresas. Las que no aborden el riesgo climático se verán obligadas a mejorar su estrategia, lo que conducirá a una mejor gestión. Los riesgos climáticos se convertirán en una parte importante de la narrativa de inversión tradicional», advierte un artículo de Mornigstar.

«Exigir a las empresas que informen sobre sus emisiones materiales de gases de efecto invernadero y sus riesgos climáticos de manera coherente y comparable ayudará a armonizar una conversación actualmente desordenada», dice Adam Fleck, jefe de investigación de Morningstar Sustainalytics.

Por qué

Lo que quiere la SEC es que el público conozca cuánto afecta el cambio climático a los negocios de una empresa y que la información esté alineada con Grupo de Trabajo para Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (TCFD, por sus siglas en inglés) y el protocolo de información de emisiones de gases de efecto invernadero.

Según Mornigstar, hasta ahora, las empresas estadounidenses se han mostrado reacias a revelar cosas que no consideran importantes y si no divulgan activamente sus riesgos climáticos, los inversionistas  no tienen acceso a información importante.  «Para combatir los efectos del cambio climático, necesitamos hacer la transición a una economía baja en carbono, lo que significa la transformación de los modelos de negocio, las prácticas operativas y las nuevas tecnologías», dice Alicia White, gerente senior de productos para soluciones climáticas de Morningstar Sustainalytics. “Semejante cambio introduce sus propios riesgos, en concreto, el de transición. Los inversores deben comprender la exposición a nivel empresarial  y cómo se gestiona”, precisa.

Lo que demanda

La nueva normativa obliga a las empresas a que revelen los costos de los riesgos físicos o “eventos y condiciones naturales”, como el clima severo. La SEC dice que alrededor del 90% de las empresas del índice Russell 1000 ya divulga este tipo de datos de sostenibilidad. Más del 75% de las empresas Fortune Global 500 informan sobre emisiones anuales y más de la mitad  sobre el Alcance 3 (cadena de valor) de alguna forma. Aun así, menos del 25% cuenta con informes completos de Alcance 3.

El objetivo es tener datos más comparables y las empresas establecerán un proceso para recopilar y divulgar esta información, señala Maria Lettini, directora ejecutiva del grupo comercial de inversión sostenible US SIF citada por Morningstar.  «Esta regla es un piso, no un techo, para que las empresas informen cómo sus negocios se están adaptando a una economía global que se está alejando de los combustibles fósiles. Los inversores seguirán presionando para lograr una mayor estandarización de la información climática, ya que tiene un claro impacto financiero en sus carteras”, advierte.

Aquí puedes leer el comunicado de la SEC

Compartir