informa
23/08

Los países latinoamericanos con mayor oportunidad de financiamiento para el cambio climático

Estudio de Mckinsey & Company, Inc. revela que Brasil y México (34% y 19%, respectivamente) concentran más de la mitad de las necesidades de inversión. Chile aparece con un 5%. Según la consultora, 13 de las 50 naciones más susceptibles a tener problemas climáticos están en la región.

Unos 20 billones de dólares deberá invertir Latinoamérica en activos físicos relacionados a la transición energética para lograr sus objetivos climáticos, de acuerdo a una encuesta de la consultora Mckinsey & Company, Inc.

El documento asegura que las instituciones financieras podrán ayudar a satisfacer la demanda «mediante el desarrollo de su capacidad para identificar, medir y gestionar los impactos de los riesgos relacionados con el clima».

Estas inversiones están vinculada precisamente a los objetivos que han planteado las economías de cada país, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y lograr una transición energética.

Brasil, con 34 por ciento, y México, con un 19 por ciento, son los países que concentran más de la mitad de las necesidades de inversión en Latinoamérica.

Luego se encuentra Argentina (11%), Colombia, Chile y Perú (5%), Ecuador (3 %), Panamá y Costa Rica (1 %).

Crisis podría duplicar la extrema pobreza

Según el informe los países latinoamericanos cuentan con una gran variedad de recursos naturales, necesarios para lograr la transición energética en el mundo. Advierte que la región podrá aprovechar el potencial según la cantidad de recursos minerales y fuentes de energía que disponga y la capacidad que tenga cada país de compensar las emisiones de carbono por medio de la reforestación.

Además, los biocombustibles también serán necesarios en países como Argentina, Brasil, Colombia y Guatemala, permitiéndoles acercarse a sus metas ambientales.

Mckinsey & Company, Inc. advierte que en Latinoamérica hay 13 de los 50 países más susceptibles a tener problemas climáticos. De hecho, las crisis climáticas podrían incrementar y hasta duplicar la pobreza extrema para 2030 en la región.

 

 

 

Compartir