mundo
13/12

Nueva York demandó a PepsiCo por contaminación plástica

La Fiscal general del Estado, Letitia James, busca que la empresa colabore en la limpieza y compense los daños causados por los desechos generados por los productos de la marca en el Río Buffalo y en la región circundante. Además, quiere prohibir la venta de plásticos de un solo uso a menos que se empaquen con advertencias sobre los riesgos ambientales y de salud.

La Fiscal General del Estado de Nueva York, Letitia James, presentó una demanda contra PepsiCo, acusando a la empresa de bebidas de producir una contaminación excesiva y poner en peligro la salud pública con sus productos de plástico de un solo uso, informó Forbes.

El litigio, iniciado en el condado de Erie County, es uno de los primeros en la nación que apunta a un importante productor de plásticos y busca obligar a la empresa a colaborar en la limpieza de la contaminación, a pagar los daños causados, en parte, por sus productos en el Río Buffalo y en la región circundante, además de prohibir la venta de plásticos de un solo uso de la empresa a menos que se empaquen con advertencias sobre los riesgos ambientales y para la salud que presentan.

En la acusación se argumenta que el uso irresponsable de envases plásticos por parte de PepsiCo ha puesto en peligro el suministro de agua de Buffalo, el medio ambiente y la salud pública.

Según la oficina de James, entre 2013 y 2022, aproximadamente el 78% de los desechos encontrados por la organización protectora del agua Buffalo Niagara Waterkeeper (BNW) estaba compuesto de plástico, y un “porcentaje significativo” de esa contaminación consistía claramente en productos de PepsiCo.

Defensa y greenwashing

Una portavoz de PepsiCoAndrea Foote, afirmó a Fox News que la empresa está comprometida con la reducción de plástico y un reciclaje efectivo, siendo “transparentes en nuestro camino para reducir el uso de plástico y acelerar la innovación en nuevos envases.”

A pesar de esto, la demanda alegó que la compañía ha “engañado al público sobre la efectividad de su reciclaje y sus esfuerzos por combatir la contaminación por plásticos”, reduciendo la cantidad de plástico “virgen”, en lugar de reciclado, en sus productos. Un estudio de Buffalo Niagara Waterkeeper revela que los productos de la marca componen un alto porcentaje de la basura recogida.

El litigio acusa a la empresa de no advertir a los consumidores sobre los riesgos para la salud humana que presentan sus envases y los microplásticos en las fuentes de agua. Se han detectado microplásticos en el suministro de agua de la ciudad de Buffalo, procedente del Lago Erie, a menos de 1.6 kilómetros de la desembocadura del Río Buffalo.

Compartir