informa
25/01

Parlamento Europeo endurece su mirada contra el greenwashing y malas prácticas en sustentabilidad

La nueva  ley prohíbe alusiones medioambientales genéricas como “respetuoso con el medio ambiente” si no hay pruebas que lo demuestren. La UE sólo permitirá la inclusión de etiquetas basadas en un sistema de certificación oficial. También se prohibirá que, por sistema de compensación de emisiones, se afirme que un producto tiene un impacto “neutro, reducido o positivo”. 

La Unión Europea sigue endureciendo sus políticas para mejorar las políticas de sustentabilidad de las compañías, ahora amplió las  prácticas comerciales prohibidas como la obsolescencia programada de productos y los blanqueos ecológicos.

La nueva  ley prohíbe alusiones medioambientales genéricas como “respetuoso con el medio ambiente” si no hay pruebas que lo demuestren. La UE sólo permitirá la inclusión de etiquetas de sostenibilidad basadas en un sistema de certificación oficial. También se prohibirá que, por sistema de compensación de emisiones, se afirme que un producto tiene un impacto “neutro, reducido o positivo”. 

Otro aspecto que se legisla es la información sobre garantías de un producto, la cual deberá ser notoriamente más visible para el consumidor y se creará una nueva etiqueta que promueva productos con garantías extendidas. Todo con el fin de hacer que los productores y consumidores le tomen relevancia a la duración de los bienes. Se prohibirán alusiones infundadas sobre durabilidad y no permitirán las invitaciones a reemplazar si no es estrictamente requerido. Se condenarán a quienes aseguren ser reparables cuando en realidad no lo son. 

Aún falta la aprobación final del Consejo, para luego ser publicada en el Diario Oficial. Posterior a ello, los estados miembros de la UE tendrán dos años para añadirla a la jurisdicción nacional respectiva de cada país.

Compartir