informa
15/02

Reportabilidad y Gobernanza aparecen como instrumentos clave para hacer frente a regulaciones y nuevos escenarios ESG

Estudio realizado por el Observatorio de Derecho Digital IE-ECIJA, plantea la necesidad de hacer un buen reporting corporativo y una debida gobernanza que lidere una transición bien hecha y responsable para reducir futuros riesgos legales. 

Un informe realizado por el Observatorio de Derecho Digital IE-ECIJA, un think tank del IE Law School de IE University y Ecija que funciona desde el 2022, reveló que las principales preocupaciones para este año en materia ESG son la gobernanza y la reportabilidad. 

A esto se suma la necesidad de trabajar los derechos en sostenibilidad para generar un cambio jurídico ante la urgencia de las nuevas normativas y estándares a nivel global

El informe -que fue realizado mediante focus group a expertos y líderes empresariales- señala que la sostenibilidad se está volviendo una tendencia dentro de las empresas y que ante la enorme cantidad de normas regulatorias que están surgiendo a nivel mundial el desafío está en responder a demandas que con el pasar del tiempo se tornan más exigentes. 

Sin ir más lejos, dos nuevas normativas europeas que cambiarán las industrias y la manera de hacer gobernanza son la Directiva de Diligencia Debida en Sostenibilidad Corporativa (CSDDD) y la Directiva sobre nuevas normas para fundamentar las declaraciones ecológicas o Green Claims Directive, ambas acordadas entre el Parlamento Europeo y el Consejo. Y en medio de este escenario, con tanta transformación y cambios en las normas, el informe subraya que «es necesario hacer un buen reporting corporativo de qué medidas, inversiones, estrategias se están tomando en sostenibilidad y una debida gobernanza que lidere una transición bien hecha y responsable para reducir futuros compromisos legales». 

Alonso Ureba, experto en gobierno corporativo y socio de Mercantil en ECIJA, empresa de servicios jurídicos y una de los dos creadores del Observatorio de Derecho Digital, postula que «esta transformación tiene que ser liderada por las empresas, protagonizando así este proceso de cambio del modelo económico en el que la innovación debe ser el motor para el desarrollo sostenible».

IA como propulsor del cambio

El informe señala que una de las claves es la tecnología como el motor de cambio para la prevención y mitigación de daños a los bienes jurídicos protegidos (medio ambiente y derechos humanos), específicamente proponen a la Inteligencia Artificial por el proceso automatizado de toma de decisiones, donde podrá aportar en factores ambientales (eficiencia energética, huella de carbono, economía circular, reciclado y reutilización), factores Sociales (derechos humanos, seguridad de los trabajadores, relación con los consumidores) y factores de gobernanza (transparencia, riesgos operacionales, ciberseguridad y cadena de suministro). 

A pesar de que la IA la postulan por la automatización que brinda, evidencia la necesidad de aplicarla poniendo atención a contextos geográficos, los valores naturales, el sector industrial que abarca, la comunidad sobre la que se desarrolla la actividad, posibles efectos adversos, todo para promover una transición justa y bien implementada, que minimice litigios por la alta regulación.

Compartir