ESGLIVE
01/12

Roberto García: «Los fondos de inversión identificaron que hay oportunidades de apostar contra el clima»

En este ESGLive conversamos con este economista que trabaja diseñando trajes financieros a medida para las compañías en Chile, América Latina y otras latitudes. En medio del cambio climático y la amenaza que cierne sobre algunas industrias, se ha embarcado en evangelizar acerca de los derivados de clima, que buscan estabilizar la generación de ingresos de las compañías para que se mantengan "dentro de una banda que les permita ser financieramente sustentables" .

El economista Roberto García lleva años trabajando en estructuración, ingeniería, diseño de contratos, valorización y gestión de riesgo de empresas. Se inició en la división de estudios del Banco Central, pasó por PwC y lleva 16 al mando de la consultora Quaos, donde diseña soluciones financieras a la medida.

De ahí surge el tema que nos convocó en este ESGLive: instrumentos financieros para el clima. Los derivados. El hemisferio norte, Europa, Estados Unidos y, en menor medida,  Australia, lideran el tema. Ya se transan desde hace 4 ó 5 años en el Chicago Mercantile Exchange.

¿Cuánta plata mueve? Unos US$ 300 millones, con un tremendo salto. En 2022 no alcanzaba los US$ 80 millones. Eso, sin considerar los contratos entre privados: «Ahí no hay como referenciar las magnitudes», dice Martínez que en esta entrevista explica que el crecimiento está empezando porque los fondos de inversión «identificaron que hay oportunidades con apostar contra el clima», que de eso se tratan estas opciones.

«Los derivados de clima son un instrumento objetivo asociado al fenómeno climático. No es subjetivo. No se basa en declaraciones ni intenciones. Es medible y dado eso cuantificable. Muy útil para ponerle precio al clima. Cuánto vale el impacto del clima en una empresa determinada. Distinto del enfoque que se hace hasta ahora, de cuál es mi huella de carbono. Ok, tu huella es ésta, good for you, pero eso no me dice nada respecto a que si eres sustentable financieramente en el tiempo».

Vamos a los instrumentos financieros que están empezando a aparecer en el mercado local y que apuntan a mitigar el riesgo de las compañías. ¿Que tan desarrollados están?

Surgen básicamente de otros mecanismos basados en ingeniería financiera. Y al igual  como existen los denominados derivados convencionales, que están destinados a fijar el valor del dólar, o de la tasa de interés, o el precio de algún commodity, como el cobre o el petróleo, surgen en  el problema del clima. Si es una variable, al igual que el dólar, por ejemplo,  por qué  no podría implementarse el mismo instrumental para resolver esa variable. Frente a la incertidumbre de dónde estará el precio del cobre o la tasa de interés, tampoco tenemos certeza de cómo estará el clima mañana. Y la pregunta es ¿qué puedo hacer al respecto? Y la respuesta son los contratos de derivados de clima. Que igual que en otros mercados no están para predecir el futuro, ni para saber si mañana va a llover o si va a a hacer frío, pero sí para inmunizar a las compañías a través de la vía de asegurar que su generación de ingresos o revenue, por el lado de la generación de energía, por ejemplo, se vea inmunizado ante variabilidades en el clima.

Agrega:

Y también desde el punto de vista de los costos. En términos del impacto de las variables climatológicas sobre la infraestructura, mantenimiento y operación.

¿Y cuál es la diferencia con un seguro tradicional?

Claro, uno podría decir para eso existen los seguros. Pero yo contrato un seguro para indemnizar una catástrofe, para eventos catastróficos. Ocurrido el siniestro tiene que activarse un liquidador para cuantificar la magnitud del daño y pueden pasar 6 meses a un año hasta que se produzca finalmente la compensación.

En el caso de un derivado de clima, al igual que los financieros convencionales la compensación es instantánea. Es matemáticamente objetiva. Uno fija la compensación del dólar y basta con observar el índice subyacente y sabemos cómo  y cuál es la compensación.

Las catastrofes climáticas han empujado a aseguradoras a salir de algunos mercados, como Florida, en Estados Unidos. ¿Estos derivados podrían reemplazarlos?

No. El mercado del seguro está orientado al evento catastrófico. En cambio los derivados a desarrollar el día a día. No hubo un evento extremo como un huracán que pasó por el valle y destruyó todas las turbinas eólicas, pero este verano la velocidad del viento fue menor de lo normal y  provocó menores ingresos,  porque produjo menos energía. No es asegurar, ese no es el lenguaje correcto, es compensar.

Es según el diseño, pensando en turbinas eólicas, si cae el viento de un determinado nivel, voy a producir menos energía y si está por sobre un determinado nivel voy a tener un exceso. Lo que busca la compensación no es maximizar los resultados de una compañía, o minimizar las pérdidas,  sino que estabilizar que la generación de ingresos, que se mantengan dentro de una banda que les permita ser financieramente sustentable .

Según García, el peor escenario es el que se produce hoy en Chile: «Todos los proyectos basados en Energías Renovables no Convencionales (ERNC), eólicas, solares, centrales de pasada, hidrología, se basan en estudios climatológicos bajo condiciones normales. Es como si quisiéramos modelar la trayectoria de un pájaro a través de un parque, con bastante seguridad podemos saber dónde va a empezar y dónde va a terminar, pero es incierto saber qué trayecto tuvo. El mismo ejemplo sirve para el clima,  en el largo plazo el viento se va a comportar de acuerdo a lo normal, pero en el corto puede pasar un verano sin que sople viento. El derivado de clima está orientado a eliminar esa volatilidad».

¿Algo así como la regla de superávit fiscal del ministerio de Hacienda?

Puede ser en esos términos, el espíritu se entiende. En el seguro tradicional yo pago una prima para protegerme de eventos catastróficos y para cubrir ítems específicos de indemnización, la maquinaria, la granja, el lucro cesante. Mientras que el derivado es bien simple. Tu generación de ingresos depende de la velocidad del viento si cae por debajo de lo normal, vas a generar menos energía y si generas menos energía tienes menos ingresos y si tienes menos ingresos se va a activar el covenant que exige que tu EBITDA sobre tu deuda financiera neta, si eso no se cumple se produce el aceleramiento del financiamiento y un efecto en cascada. Que una compañía pueda tener en su balance un derivado de clima le mejora el spread de crédito desde el punto de vista del banco. Porque le estamos diciendo de qué nos sirve ser ERNC, contribuyendo a la humanidad, para salvar al planeta, si ni siquiera me puedo salvar a mí mismo. Osea, al más mínimo viento fuera de lo normal, me quedo fuera del negocio.

Son complementarios entonces, el seguro y el derivado. ¿Quién usa esto en Chile? ¿Para quiénes está diseñado?

El candidato natural son las ERNC, están expuestas directamente a variables de clima.  Es la industria que está más consciente de la dependencia del viento, por ejemplo, en el caso de las eólicas. Pero en general todas las infraestructuras: en el sector eléctrico, si llueve menos, en ensucian más las líneas y los costos de mantención se disparan. En las autopistas, si llueve mucho se deterioran más. En los puertos, a mayor tempestades el puerto se cierra. Para qué hablar de la industria salmonera o pesquera, donde las temperaturas del agua activan blooms de algas o cosechas anticipadas de la producción. La industria naviera, por ejemplo, si hay mucho  viento en la ruta, la  resistencia es mayor y se gasta más combustible. Si llueve menos en Panamá, el barco no puede pasar por el canal, porque el agua no es suficiente. En el sector agrícola, las temperaturas fuera de lo normal, pueden afectar la cosecha, el rendimiento y la producción.

¿En Chile alguien tiene derivados de clima?

Lo han contratado en el pasado, específicamente la industria energética, pero en los últimos años, las prioridades se han desviado. Por eso nos ha motivado hacer esta concientización. Además, hay que tener cuidado. Esto es como un paracaídas, si no está correctamente doblado, las cuerdas estiradas y no tengo mi altímetro, ni una reserva, aunque lo tenga en mi espalda, no es garantía que no me vaya a destruir. Lo mismo pasa con los derivados, por defecto no son mágicos, hay que diseñarlos bien para que sean útiles.

¿Se hacen a medida de cada empresa?

Claro. De la realidad particular de la empresa. Si no es correctamente diseñado, y ese es el mayor peligro, que si lo hiciste mal, te puede hacer peor que si no lo hubieses tenido,

¿Por qué?

Te puede magnificar tu riesgo. Un mal diseño, y esto es en cualquier derivado convencional, te puede dejar en una posición peor que la que tenías sin él.

¿Por qué no se ha masificado ? ¿Estamos asumiendo recién los daños del riesgo climático?

No. Primero que todo las contrapartes de estos tipos de contratos no son cualquiera, primero no son bancos convencionales, son generalmente compañías de seguros. Entonces el abanico de posibles contrapartes para hacer este tipo de contratos es reducida. Y segundo,  siempre en estos mercados de derivados tiene que haber una referencia, y en este caso, la principal referencia es el Chicago Mercantil Exchange, y en la vecindad, no tiene más de 4 ó 5 años de historia. Solamente en el último año y medio ha generado un peak en el volumen transado.

¿A qué se debe ese peak?

No necesariamente porque compañías estén interesadas en protegerse, sino porque los fondos de inversión identificaron que hay oportunidades con apostar contra el clima.  En el caso chileno, el tema ya es suficientemente esotérico, ya los convencionales son poco dominados. La concientización del cambio climático, también ha generado un factor adicional, en donde la conversación ha estado altamente concentrada en qué podemos hacer para revertirlo, cómo reducir la huella, ser sustentables, verdes,  pero ¿mientras tanto? ¿qué hacemos?.

Está la agenda ESG, todas las métricas definidas, las hojas de ruta, pero el problema lo tenemos hoy. Tenemos que resolverlo hoy. Hoy tengo que rendirle a los accionistas. Entonces si mi compañía, que tiene agenda para revertir el impacto humano en el cambio climático, debe asegurar que va a mantener vivo. Si ni siquiera puedo resistir el cambio climático que me está afectando hoy, de qué me sirve. Si al mas mínimo cambio de temperatura me derrito. Esa es la conversación que debe darse, podemos hacer algo al respecto.

El gran tema de esta Cop 28 será el financiamiento para adaptación, mitigación y daños del cambio climático, ¿qué tan importantes pueden ser estos instrumentos en ese contexto?.

Tiene dos efectos muy tangibles. Es un instrumento objetivo asociados al fenómeno climático. No se basa en declaraciones, intenciones, es medible y dado que es medible y cuantificable, muy útil para ponerle precio al clima. Cuánto vale el impacto del clima en una empresa determinada. Distinto del enfoque que se hace hasta ahora, de cuál es mi huella de carbono. Ok, tu huella es esta, good for you, pero eso no me dice nada respecto a que si esa compañía es sustentable financieramente en el tiempo con este clima.

 

 

 

 

Compartir